1 de diciembre: Día mundial de la lucha contra el sida

1 de diciembre: Día mundial de la lucha contra el sida

Este día se ha convertido en una de las efemérides de salud más reconocidas en el planeta y una oportunidad clave para crear conciencia sobre esta epidemia.

Se conmemora cada 1 de diciembre para llamar la atención sobre el VIH/sida. Es una oportunidad para diseminar información y para dar a conocer la situación e impulsar avances en materia de prevención, tratamiento y atención a las personas que viven con el virus tanto en los países con elevada prevalencia, como también en el resto del mundo.

Estadísticas mundiales (Fuentes: Naciones Unidas y Organización Mundial de la Salud)

Alrededor de 20.9 millones de personas tenían acceso a la terapia antirretrovírica a mediados de 2017.

Unos 36,7 millones de personas vivían con el VIH en 2016 en todo el mundo.

Aproximádamente, 1,8 millones de personas contrajeron la infección por el VIH en 2016.

Cerca de un 1 millón de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida en 2016.

Unos 76,1 millones de personas contrajeron la infección por el VIH desde el comienzo de la epidemia.

Alrededor de 35,0 millones de personas fallecieron a causa de enfermedades relacionadas con el sida desde el comienzo de la epidemia.

¿Qué es el VIH, cómo se transmite y cuál es su tratamiento?

El VIH (virus de inmunodeficiencia humana) infecta las células del sistema inmunitario causándole un deterioro progresivo que reduce la capacidad del organismo para combatir algunas enfermedades. En etapas avanzadas de esta infección, sobreviene el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) que se define por la aparición de una o varias infecciones oportunistas o cánceres relacionados. El VIH es un problema de salud que reproduce una lógica de desigualdad e inequidades en el mundo: los millones de personas que viven en los países que no garantizan el acceso al medicamento se mueren por esta enfermedad.

Se puede transmitir de diferentes maneras, por relaciones sexuales o contacto buco genital sin protección con una persona infectada; transfusiones de sangre contaminada; intercambio de jeringas u otros objetos punzocortantes contaminados; transmisión de la madre al hijo durante el embarazo, parto o amamantamiento.

El tratamiento con una combinación de antirretrovíricos evitan que el VIH se multiplique en el organismo, cuando se detiene esta reproducción, las células del sistema inmunitario pueden vivir más tiempo. Por otra parte, si una persona está bajo este tipo de tratamiento, la posibilidad de transmisión del virus a su pareja sexual disminuye.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *