Alejandra Quinodoz: “Soy muy pasional y me gusta trabajar responsablemente”

Alejandra (34) es periodista deportiva, nació y vivió siempre en Paraná, aunque la vecina ciudad de Santa Fe es quien disfruta de su profesionalismo. Está casada y tiene tres hijas, Valentina de cuatro, Victoria y Camila, gemelas de un año y medio. Viaja todos los días a Santa Fe donde se desempeña como responsable de

Alejandra (34) es periodista deportiva, nació y vivió siempre en Paraná, aunque la vecina ciudad de Santa Fe es quien disfruta de su profesionalismo. Está casada y tiene tres hijas, Valentina de cuatro, Victoria y Camila, gemelas de un año y medio. Viaja todos los días a Santa Fe donde se desempeña como responsable de prensa del Club Unión.

Estudió en Santa Fe y gracias a una pasantía que realizó en el último año de la carrera comenzó a trabajar en el Club Unión. En una charla mano a mano con Mujeres Divinas nos cuenta cómo es desempeñarse en un ambiente mayormente masculino y por qué vuelve a elegir esta profesión todos los días.

¿Estudiaste en Santa Fe?

Estudie periodismo deportivo. Desde que me decidí estaba segura que quería hacer periodismo deportivo, no comunicación social, porque lo veía mucho más amplio y yo no me imaginaba en otra área que no sea en la del deporte, como periodista.

¿Cómo llegaste al club Unión de Santa Fe?

Estudiando periodismo deportivo en el Instituto en Santa Fe, en tercer año estaba la materia pasantía y surge la posibilidad de hacerla en el Club Unión. Estaba vinculada al departamento de prensa propiamente dicho, hacer entrevistas para la revista del club y alguna cuestión más, pero ahí adentro nos dividíamos y algunos compañeros y yo quedamos más abocados al básquet. Ahí lo conocemos a Sebastián Uranga, un ex jugador de básquet de Paraná, que jugó en muchos clubes a nivel nacional, incluso en la Selección Argentina, y él era el técnico del primer equipo de básquet de Unión. Concluimos la pasantía y Sebastián nos manifiesta a mí y a otros compañeros más el deseo de que Unión tuviera una página web de básquet y lo asumimos. Yo a la par del periodismo deportivo hacía algunos cursos de diseño gráfico y diseño web entonces más o menos era un área que me gustaba y donde me podía manejar. Junto con dos compañeros hicimos la web y al principio lo hicimos ad honorem, por amor al básquet y al periodismo deportivo. De a poco nos fuimos haciendo lugar y espacio en el mismo club. En 2007 nos incorporan a la planta estable del club como administrativos del básquet a mí y a un compañero más. Estando en la parte de básquet seguimos un año más y luego nos piden si nos queremos hacer cargo de la prensa de todo el Club.

¿Entonces ahora hacés toda la prensa del club Unión?

Es 85% fútbol, 10% básquet y el resto es un club con muchas actividades deportivas y sociales, debe ser uno de los clubes de Santa Fe donde más deporte se practican.

¿Cómo es trabajar en un espacio mayormente masculino?

A mí no me resulta raro ni mucho menos, ni me siento “menos que”, ni tampoco nadie me lo hace sentir así. Sí soy consciente de eso, pero desde el momento en que decidí estudiar periodismo deportivo, sabía que era una en un millón, que era un ambiente de muchos varones en general, tanto periodistas como deportistas, pero siempre me llevé muy bien con el sexo masculino y no me siento menos, al contrario me siento una más. Tuve una experiencia que me marcó mucho, mientras estaba en el club tuve la oportunidad de conocer a Angela Lerena, yo estaba recién recibida y ella nos decía “acá las lindas no llegan a ningún lado, acá la que llega es la que se hace valorar y se muestra tal cual es, la que realmente lo hace por amor”. Y eso a mí me quedó y la tengo como una referente desde aquél entonces y hasta hoy en día. Tal vez fue una de las primeras caras visibles como mujer periodista deportiva. Es simplemente hacerte respetar, creo que va  más allá del género. Seas varón o mujer, tenés que hacer tu trabajo, hacerlo bien, que te guste lo que haces, que te vayas a tu casa con la cabeza tranquila de que diste todo, que deje la vida por los colores. Soy muy pasional y me gusta realmente trabajar responsablemente. Va más allá del ambiente.

¿Tienen privilegios por ser mujer?

No, no creo que sea así. Creo que si tengo acceso a ciertas cuestiones es porque me hice valorar en mi trabajo, pero no por ser mujer.

¿Cómo es la relación con los compañeros de trabajo?

Es muy buena. Pero puedo hacer como dos grupos de trabajo, los del club puntualmente son todos los empleados, el club tiene una planta muy amplia y de todas las áreas. Varios somos administrativos, si bien yo trabajo dentro del departamento de prensa soy empleada administrativa. Y después podría decir que el “otro grupo de trabajo” serían los colegas periodistas con los que me cruzo diariamente, que son los que van a cubrir las prácticas y los partidos. Con ellos quizás tengo más relación laboral que con los de las oficinas.

¿Hubo cambios de conductas en tus compañeros desde que surgió este movimiento feminista?

No. Me pasó que con este aluvión un compañero periodista me pregunto si alguna vez había sufrido violencia de género, y ahí dije bueno, se está notando realmente esta movida. Pero después en las formas de relacionarme y en actitudes no.

¿Compartís este modo de expresarse del feminismo?

No comparto los modos, comparto el hecho que queramos que cambie un poco todo esto. No estoy de acuerdo con el cambio 180 grados porque ahí no sería igualdad, pasaría a ser al revés, pasaríamos a ser un país o un mundo feminista. Me da miedo que el día de mañana mis nietos, porque no tengo hijos varones, tengan que estar haciendo una marcha para pedir igualdad. Pero sí me parece bien que luchemos cada una con sus medios y con sus modos. Yo creo que desde mi lugar que me corresponde siendo mamá de tres mujeres, por supuesto que voy a poner mi granito de arena por esta lucha, pero no con los modos estos.

¿Si tuvieras que elegir otro club u otro trabajo dónde te gustaría trabajar?

Otro club seguro que no.

¿Sos hincha de Unión?

Me hice hincha. Siempre digo que Unión fue amor a primera vista, desde el momento que entre al club con la pasantía, yo quedé enamorada, porque me daba mucho orgullo que nos abran las puertas a estudiantes de periodismo deportivo, a gente inexperta. Y los modos de las personas, desde el que nos abrió la puerta hasta el presidente del departamento de prensa en ese momento, yo quede encantada ese primer día. Y después el día a día que te vas haciendo amigos, por eso hace muchos años digo que soy tatengue. Dejando incluso de lado el club del que por ahí era hincha de chica. Con todo el perdón de la gente que dice que de club no se cambia. Mi experiencia personal sí me hizo cambiar y no estoy arrepentida.

Volviendo a la pregunta, ojala que sí me toca trabajar en un club sea siempre Unión y si me toca otro, quizás tendría como cuenta pendiente trabajar en algún medio de comunicación importante o televisivo, algo que me haga ver un cambio realmente a lo que hago cotidianamente.

Si es por iniciativa mía no cambiaría de trabajo, por lo menos a corto plazo, estoy muy cómoda en Unión, me resulta cómodo viajar todos los días, no voy a cambiar el hecho de vivir en Paraná.

¿Cómo ves la profesionalización del futbol femenino?

Me parece bueno, como todos los deportes que se profesionalicen, sean femeninos o masculinos, de hecho hay deportes masculinos que son amateurs. Seguramente esto viene mucho de la mano del tema que venimos hablando del feminismo, por ello también la AFA se lo está planteando. Se nota que antes no era un tema.

¿Practicás deportes?

No, yo estoy solamente para mirarlo -dice entre risas-. Nunca hice ningún deporte por un largo plazo. De hecho hice fútbol femenino, pero no más de dos meses.

¿Trabajaste en otro lado además del club Unión?

A la par que estaba en Unión también trabajé entre 2005 y 2008 para la productora “Tribuna”. Ahí hacía inicialmente las transmisiones de los partidos de Sionista en el TNA (Torneo Nacional de Ascenso). Fue en la temporada en que Sionista asciende a la Liga A. Éramos un  equipo periodístico relator, comentarista y otro chico y yo éramos lo que se dice los “vestuaristas”, hacíamos cada uno un equipo, siguiendo las estadísticas y dándolas a lo largo de la transmisión. Y en el programa Tribuna Deportiva estaba de columnista de básquet. Después del 2013 al 2014 trabajé en el programa de TV el Once Gol en canal 11 y eran especiales que se llamaban “Recorriendo los Clubes” porque ya existía el Once Gol como transmisiones de los partidos de Patronato, y yo era la conductora. No estaba ligada directamente al canal sino que era una productora que grababa, editaba y los llevaba al canal. Fue una linda experiencia porque hice algo totalmente distinto a lo que estaba acostumbrada, y de alguna manera tuvo una frutilla el postre, al estar nominados en los premios Eter como mejor programa deportivo de TV. Ambos me sirvieron para formarme también profesionalmente y fueron muy lindas experiencias.

¿Algún sueño por cumplir?

Ningún objetivo superior de lo que tengo hoy, día a día, que es seguir disfrutando de lo que hago. Trato de llegar a mi casa con una sonrisa aunque haya sido un día pésimo o que esté muy cansada, para que mis hijas, principalmente la más grande que es la que por ahí entiende más, sientan que yo amo lo que hago, que disfruto de mi trabajo, porque yo quiero eso para ellas el día de mañana. Que puedan trabajar de lo que realmente les guste.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *