Características del fresno

Características del fresno

El fresno es considerado por muchos como el “árbol de la buena suerte”, un apelativo que le fue otorgado por creencias antiguas, basadas en que atraía la fortuna y alejaba las desgracias.

Su tamaño relativamente grande y su amplio follaje, lo convierten en una de las plantas más bondadosas en cuanto a sombra se refiere.  El fresno es un árbol caducifolio, proveniente de la familia de las Oleaceas (plantas de orden Lamiales, trepadoras, leñosas y hermafroditas). Es originario de Europa, y crece, sobre todo, en Portugal y España, aunque también se le puede encontrar en Norteamérica y en algunos países de clima tropical.

El fresno se caracteriza por su poder de adaptación a los ambientes templados y su resistencia al viento, pero no tolera el calor ni las temperaturas de extrema sequía. Su copa redonda, de hasta siete metros de diámetro, y sus ramas extendidas son una de sus particularidades. Su altura estándar oscila entre los ocho y 12 metros. Sin embargo, hay algunos que llegan a medir hasta 20 metros. El color verde brillante de su hojarasca hace del fresno un bello ejemplar.

El fresno posee un tronco fuerte y recto con forma cilíndrica, de corteza oscura y agrietada. De él emergen sus ramas adornadas con flores blancas de una sencillez y belleza extraordinaria, y que prosperan con abundancia entre abril y mayo. Éstas no tienen pétalos, pero sí unos filamentos que cuelgan. Este árbol también da unos frutos alargados, de color verde, denominados sámaras, en donde se encuentran sus semillas, las cuales son de fácil recolección.

El cuidado del fresno se limita únicamente a un espacio amplio para ser plantado, constante exposición al sol, riego abundante, abonado durante su período vegetativo, que abarca la primavera; y poda por lo menos una vez al año. A pesar de su firmeza, puede padecer de marchitamiento y muerte de las hojas, lo cual podría afectar el resto de la copa del árbol, sus ramas y cortezas. En definitiva, el fresno es un árbol tan noble que crece poco tiempo después de ser plantado, y que con los cuidados necesarios, llega a vivir entre 80 y 100 años.

(*) www.viverodonfelipe.com

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *