Cómo cuidar la vista si usás computadoras

Cómo cuidar la vista si usás computadoras

La irritación y el cansancio ocular son provocados, entre otras razones, por pasar mucho tiempo frente a las pantallas. Se pueden mejorar con tratamientos y algunos cambios de hábitos.

Cada día más personas tienen molestias en la vista como ser dolor, enrojecimiento, ardor, lágrimas excesivas, dificultad para leer e, incluso, dolor de cabeza. Por lo general, se deben a agresores externos (humo, agua, polvo, viento y calefacción, entre otros) pero, también, el uso de las computadoras provoca el “síndrome de ojo seco”, generado por una menor frecuencia del parpadeo al mirar la pantalla. Como primer acción es importante consultar al oftalmólogo para descartar que el origen de la molestia sea una enfermedad que requiera de un tratamiento específico.

Si no existe ninguna patología, estas son algunas medidas que podrían mejorar la situación:

Leer siempre en lugares con buena luz y, en lo posible, con luz natural.

No forzar la vista con letras demasiado pequeñas.

Hacer intervalos en la lectura y fijar la vista en un punto más distante que la hoja, libro o pantalla como técnica de relajación ocular.

Para reducir la irritación, usar gotas oftalmológicas que alivian la picazón y el enrojecimiento.

Cuando se trabaja frente a la computadora, hacer descansos periódicos y ejercicios visuales de enfocamiento lejos-cerca.

No colocar el monitor de la computadora en una posición cuyo fondo sea un espacio abierto con una vista lejana.

No frotarse los ojos cuando se sienta picazón, ya que aumenta el malestar.

Para combatir el “síndrome del ojo seco”, aplicar lágrimas oftalmológicas que humectan y lubrican la vista. También existen geles que son apropiados para usar en las horas de sueño.

Para las personas que usan lentes, que siempre deben ser recetados por un profesional, es conveniente realizar controles cada tres meses en los niños (según la patología) y un control anual en los adultos.

Al mirar la televisión hacerlo a una distancia prudencial (entre 1,5 y 3 metros según el tamaño de la pantalla) y no hacerlo con la luz apagada, ya que genera mayor reflejo.

Dormir lo suficiente como para que la vista descanse.

No usar lentes comprados en lugares no apropiados (kioscos, en la vía pública, etc.) ya que podrían empeorar la situación y provocar problemas mayores.

En Óptica Schellhas tenemos los lentes para vos. Pasá por nuestro salón ubicado en Urquiza 1043, de Paraná, y llevate las tuyas.

(*) Urquiza 1043, Paraná.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *