Cómo disimular las raíces crecidas sin teñir

Cómo disimular las raíces crecidas sin teñir

Consejos para ese momento, a veces, incómodo.

Las raíces crecidas tienen dos caminos, o se intentan disimular hasta que podamos volver a ir a la peluquería, o las abrazamos y las hacemos un look en sí mismas. Si aún no tenés la posibilidad de teñirte el pelo, hay algunos recursos a los que podés echar mano.

Trucos para esconder las raíces crecidas

Sumá textura: si tenés las raíces crecidas, agregar textura al pelo es una muy buena forma de disimularlas. Optá por ondas playeras, rulos o incluso la famosa técnica de pelo frisado. El pelo con movimiento va a crear sombras y hacer que las raíces pasen desapercibidas.

Agregá volumen: al igual que la textura, el volumen es otra buena idea a la hora de esconder las raíces crecidas. Se puede lograr aplicando shampoo seco o, bien, batiendo las raíces con un peine fino y rociando con laca.

Cambiá la raya de lado: cuando llevás el pelo con la misma partición a diario, naturalmente se asienta y se vuelve más plano en esta zona. Usá un peine de cola para trazar la raya del lado opuesto o pasar de la raya al medio a una de costado. Esto va a hacer que tus raíces crecidas sean menos obvias y, por otro lado, te va a dar más volumen.

Probá una trenza: son una buena forma de mostrar los distintos tonos de tu pelo, especialmente para lucir un balayage o un ombré. Si tus raíces están muy crecidas, ¿por qué no experimentar con distintos estilos de trenzas?

Usá una vincha: amamos los accesorios para el pelo porque no solo se ven bien sino que son geniales para distraer la atención de cualquier cuestión relacionada a las raíces crecidas.

Decile sí a los peinados hacia atrás: los peinados hacia atrás con un poco de gel hacen que el pelo se vea más oscuro y, por consiguiente, se reduzca la diferencia de color entre las raíces crecidas y el resto del pelo. Además, son estilos elegantes, bien pulidos, y que ofrecen distintas variantes.

Rodete despeinado: el pelo atado en un rodete, sirve para ocultar las raíces crecidas y hacer foco en las puntas coloreadas. El factor despeinado hace caso omiso a nuestra primera recomendación sobre dar textura.

Efecto mojado: disfrutá del efecto sal-pimienta tirando el pelo hacia atrás con la ayuda de un gel y un peine. Un peinado chic y sofisticado con un mínimo de esfuerzo.

(*)Estilista.

 

 

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *