Conjuntivitis: causas y síntomas

Conjuntivitis: causas y síntomas

Es la inflamación o infección de la membrana externa del globo ocular y el párpado interno. Te contamos sus causas y sus síntomas.

Su origen puede ser infeccioso o alérgico y el enrojecimiento es uno de los síntomas, pero también puede ser señal de otros cuadros.  Por definición, la conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, la piel que recubre el ojo por fuera. Se trata de un tejido con numerosos vasos sanguíneos, razón por la cual cuando se inflama se pone rojo.

¿Cuáles son las causas?

Según el agente causal, las conjuntivitis pueden ser no infecciosas (alérgica) o infecciosas (bacteriana o viral).

Conjuntivitis viral: la causa probablemente sea un virus en los siguientes casos:

La conjuntivitis acompaña a un resfrío común o una infección de las vías respiratorias.

Las secreciones del ojo son acuosas en lugar de espesas.

Conjuntivitis bacteriana: la causa puede ser bacteriana en los siguientes casos:

Aparece al mismo tiempo que una infección de oído.

Ocurre poco tiempo después del nacimiento.

Las secreciones del ojo son espesas en lugar de acuosas.

Conjuntivitis alérgica: la causa probablemente sea alérgica en los siguientes casos:

La conjuntivitis ocurre en ciertas estaciones, cuando son altos los niveles de polen.

Produce picazón intensa.

Ocurre cuando la persona tiene otros signos de enfermedad alérgica, como rinitis alérgica, asma o eccema.

Síntomas: se presenta con enrojecimiento ocular, edema o hinchazón de párpados, sensación de cuerpo extraño, secreción y párpados pegados que empeoran al levantarse. Cuando son producidas por virus pueden estar acompañadas por fiebre, faringitis, otitis y secreción nasal. La conjuntivitis infecciosa más común es la producida por el adenovirus, que es el mismo virus de la gripe. Es un cuadro muy contagioso, principalmente a través de las secreciones oculares por eso, es importante que los pacientes con conjuntivitis se aíslen socialmente hasta que el cuadro infeccioso se resuelva y que realicen una correcta higiene de manos con jabón y alcohol para evitar diseminar la infección. El cuadro puede durar entre 2 a 4 semanas. Por tratarse de un virus, no existe tratamiento específico, sino compresas frías, analgésicos y, en algunos casos, antiinflamatorios. Los antibióticos que se administran en estos casos no son para curar el virus, sino para evitar una contaminación bacteriana.

En Oftalmo Centro de la Visión contamos con la mejor tecnología para el cuidado de la salud ocular, hacenos tu consulta en nuestra dirección de San Martín 579, de Paraná, previo turno vía WhatsApp al 3435140800.

(*) Centro de oftalmología.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *