Delia Godoy impregna las parrillas con aroma de mujer

Delia Godoy impregna las parrillas con aroma de mujer

Cuando nos invitan a comer un asado la mayoría suponemos que quién estará al frente de la parrilla será un hombre, pero los tiempos y las costumbres están cambiando y las mujeres comenzamos a ocupar espacios que parecían exclusivos de varones.

Este es el caso de Delia Godoy, nuestra invitada estrella de Mujeres Divinas, una de las primeras mujeres asadoras de la provincia de Entre Ríos. Comenzó asando para ella, su familia, sus amigos, y es tan buena que entre todos la incentivaron a dedicarse a la parrilla. Hoy Delia sueña con vivir de su pasión y deleitarnos con sus buenos asados, y así nos lo cuenta ella.

¿Cómo surge la idea de convertirte en asadora?

Surge porque unos amigos todo el tiempo me dicen que soy muy buena, que tengo que trabajar de esto y la verdad que no me animaba. Me daba vergüenza, yo les decía quién me va a contratar a mí, no me conoce nadie y menos que soy mujer. Me insistieron tanto que dije bueno, si hago un asado a la estaca y me sale bien, -ya había hecho asado, pollo, achuras, costillas, vacío, pescado, verduras-, creo que lo único que me faltaba hacer era cordero, empiezo a pensarlo. Hice el asado a la estaca y me salió bien. Y como había quedado en ese trato, cuando terminé fui a la casa de una amiga y me hice el Instagram, que está con mi nombre por ahora, pero la idea es que tenga un nombre propio, más de venta, con más marketing. Y bueno así surgió.

¿Cuál fue el primer asado que hiciste por contratación?

El primer asado fue para un grupo de ciclismo de un gimnasio, eran 14 personas.

¿Tuviste el famoso aplauso para el asador?

Sí, aparte en esa parrilla había de todo. Achuras, vacío, costilla, pollo, chorizos, de todo. Y salió todo rico. Como era el primero estaba nerviosa por cómo me iban a mirar, porque sabía que me iba a salir bien. Me miraban como diciendo a ver qué hace, cómo lo hace. Se comieron todo, les gustó. A mí me gusta que coman, más allá que me digan si les gusta o no.

¿Qué te dicen cuando te ven en la parrilla, siendo que el acto de asar es algo tan naturalizado como del hombre?

Algunos te tiran frases como “vos estás segura de lo que haces”, “vos sabes hacer asado”, como muy sorprendidos, lo toman bien, no con mala onda. Los comentarios son buenos. Lo gracioso es que después se quieren sacar fotos conmigo. Para el primer asado no fue tanto porque eran conocidos, pero los que vinieron después para el día del trabajador, para cumpleaños, es como que terminan y piden sacarse una foto con la asadora. A mí me parece gracioso. Ahí ya hago contactos para las redes.

¿Cuál es tu fuerte en la parrilla, que es lo que más te gusta hacer?

Me gusta lo que es la parte de costilla.

¿Y qué se te hace más complejo o sentís que es más difícil hacer?

Más difícil no, sino que te llevan más tiempo y más brazas, las achuras por ejemplo largan la grasa que te apagan la brasa, o caen y se prenden fuego y hay que estar atenta a eso. Tenés que estar más atenta a la parrilla.

¿Y cómo se cotiza un asado?

Y depende de la cantidad de personas y del tipo de asado que requiera, no es lo mismo hacer chorizos para 15 personas, que sabes que en dos horas está listo, que un asado grande o un costillar por decirte, que mínimo son cuatro horas. A mí me gustaría llevar la carne y la leña, porque conozco un par de carnicerías que son buenas, y le desligas a la persona que haga ese trabajo. Además yo puedo saber que carne llevo y que tipo de leña necesito.

¿Te has presentado en algún concurso a nivel provincial o nacional?

No, no me he presentado. Es tarea pendiente, las ganas están pero me da la sensación que necesito un poco más de práctica para presentarme en un concurso. Más allá que en el concurso es ir y hacer asado, es práctica también. No me he animado además por el tema del marketing, necesito hacerme más publicidad. El otro día me dijeron que soy muy buena pero no tengo pinta de asadora, porque me falta un delantal, un gorrito, y la verdad que a mí no me llama la atención eso, lo importante es que el asado salga bien. Pero hoy en día la gente se maneja mucho por las redes, el marketing, todo entra por los ojos. Entonces creo que cuando me haga el nombre y el logo, voy a tener más posibilidades de ventas.

¿Qué nombre le vas a poner?

Pintó el asado.

¿Paraná es un mercado preparado para aceptar a una mujer asadora?

Pienso que sí, aunque acá en Paraná no conozco a ninguna. La mayoría que he hablado me dicen que no conocen a mujeres que se dediquen a esto.

¿Cuál es tu mayor desafío?

Trabajar y poder vivir de esto. No se sí es difícil o no, y aun sabiendo que el mayor trabajo va a surgir los fines de semana.

Las mujeres hemos avanzado de manera significativa en la sociedad ocupando espacios pocos pensados, manejar un auto, salir a trabajar afuera, ser independientes, la parrilla, entre otros tantos lugares conquistados. Hoy los hombres aceptan y comparten estas conquistas y en muchos casos incentivan a las mujeres. Delia es un ejemplo de ocupación de estos terrenos varoniles, como lo están haciendo las mujeres albañiles, mecánicas, chóferes de colectivos y camiones.  El mundo está cambiando y la generación de mujeres que nacimos entre los 70, 80 y 90 somos el claro ejemplo de la lucha por reivindicar derechos femeninos, bregar por una igualdad de género y compartir espacios muchas veces negados.

Felicitamos a Delia y a todas las mujeres que como ella se abren paso para cumplir sus sueños.

Instagram: deliagodoy2017

1 Comentario

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Comentario

  • Avatar
    Pedro
    10 septiembre, 2019, 6:12 pm

    Felicitaciones a Delia por animarse a este emprendimiento

    REPLY