Epilepsia canina: qué es y cómo actuar. Parte II

Epilepsia canina: qué es y cómo actuar. Parte II

Cómo actuar ante un ataque de epilepsia y tratamientos, te lo contamos en esta segunda parte. Habitualmente una crisis epiléptica puede durar de entre treinta segundos a dos minutos, pero esto depende de cada ejemplar. También se ha observado que es muy frecuente que los perros sufran convulsiones mientras están en total reposo, durmiendo o

Cómo actuar ante un ataque de epilepsia y tratamientos, te lo contamos en esta segunda parte.

Habitualmente una crisis epiléptica puede durar de entre treinta segundos a dos minutos, pero esto depende de cada ejemplar. También se ha observado que es muy frecuente que los perros sufran convulsiones mientras están en total reposo, durmiendo o bien a primeras horas de la mañana. En algunos perros, estos cambios en la actividad neuronal pueden estar relacionados con estímulos ambientales como tormentas, petardos, fuegos artificiales, o emociones visuales y situaciones estresantes para ellos, ante lo que no les resulta familiar. También es usual que cuanto más joven es el perro más agudos suelen presentarse los síntomas de la epilepsia.

Antes de la convulsión: algunos perros pueden presentar cierto comportamiento conocido como “aura” que puede incluir que el perro esté desorientado, nervioso, confuso y con problemas de equilibrio o puede que lo encontremos mirando a un punto fijo en el espacio, como si estuviera viendo “algo invisible” para nosotros. Eso nos indica que el ataque está a punto de desencadenarse. Al principio es difícil de observar por el propietario, pero si tenemos un perro epiléptico, rápidamente notaremos estos leves cambios en él.

Mantener la calma: aunque a veces es difícil mantener la calma y la sangre fría en esta situación, por el bien de nuestro perro, es importante que anotemos la fecha y hora del ataque, su duración, síntomas, comportamiento del perro y si es posible, muchos veterinarios agradecen la grabación de un vídeo para poder diagnosticar y tratar con total precisión.

Durante la crisis: si estamos con él en el momento de la crisis, procuraremos que no se pueda golpear con nada, le ayudaremos a tumbarse, y si es de tamaño pequeño, ayuda tomarlo en brazos para su seguridad y no intentar sacarle la lengua. Hay que tener en cuenta que el perro no es “él” en este momento, por lo que algunos pueden tener algún comportamiento agresivo durante la crisis. Es importante mantener la serenidad, actuar con movimientos sin brusquedad, pero eficaces y sin elevar la voz.

Tras la crisis: hay que dejarlo descansar para que se recupere, ya que las convulsiones los dejan agotados y que tenga muy cerca agua, o directamente ayudarle a beber, ya que muchos perros manifiestan una gran sed tras la crisis.

Frecuencia de los ataques: la frecuencia con la que se suceden los ataques varía muchísimo de un perro a otro. Algunos perros solo los padecen una vez al año y otros sufren varios cada día. La medicación y el propiciar un ambiente tranquilo y sereno contribuye a incrementar el tiempo entre ataques.

Tratamiento

El tratamiento farmacológico tiene como objetivo disminuir la intensidad y la frecuencia de aparición de las crisis y conseguir aumentar el tiempo que transcurre entre ellas. También contribuye a la disminución de las secuelas que pueden provocar los ataques. Las dosis solo pueden ser prescritas por el veterinario.

Cuidados del perro epiléptico: un perro epiléptico requiere unos cuidados especiales, tomar su medicación de por vida y realizar controles periódicos en el veterinario, pero puede llevar una vida perfectamente normal y vivir muchos años junto a nosotros.

En veterinaria Salta Violeta ofrecemos a nuestras mascotas una atención veterinaria lo más avanzada y especializada posible. Por cualquier consulta nuestra dirección es Libertad 448, Paraná, también te podés comunicar a nuestro teléfono: (0343) 4217565 para solicitar un turno.

(*) Facebook/Instagram: Veterinaria Salta Violeta

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *