Fiesta de casamiento en invierno: qué tener en cuenta

Fiesta de casamiento en invierno: qué tener en cuenta

Casarse en temporada baja puede llegar a ser más accesible. Desde la organización hasta el fin del evento, pero hay que tener algunos cuidados para que todo salga bien.

Por lo general, las novias eligen casarse en primavera o verano, porque ahora hace mucho frío para ir en traje de fiesta, sin embargo, es bueno saber que agosto es temporada baja de bodas y se puede conseguir “ese” salón soñado, más proveedores, y hasta un 30 por ciento de descuento en algunos rubros.

Mucha gente elige festejar en medio de un parque, en una noche tibia. A los novios les gusta realizar la ceremonia al aire libre, y el fuerte de las bodas se realiza en noviembre, diciembre y marzo, y lo prefieren así porque piensan que las mujeres podrán sentirse más cómodas con sus vestidos, porque es más fácil tomar las fotos al aire libre o porque hay gran oferta de salones con amplios parques.

Julio y agosto son los meses en que menos eventos sociales se realizan, y esto tiene que ver con las vacaciones de mitad de año. Justamente, por ser temporada baja se manejan muy buenos precios y, por supuesto, hay mayor disponibilidad de todos los servicios.

Qué tener en cuenta:

Si el evento se realiza en una carpa, hay que contar con una muy buena calefacción. Debe estar muy bien distribuida, para que no haya sectores fríos ni otros en los que la fuente de calor se dirija hacia los invitados. También habrá que pensar en el confort climático para quienes prefieren no bailar: como permanecen sentados, no “entran en calor”. Cuidando estos detalles, la carpa nos brinda la posibilidad de crear ambientes no contaminados con la arquitectura propia de un salón.

Hacer la fiesta en una carpa implica mucho más que armarla. Hay que proveerla de todo: preparar la estructura, climatizarla, entelarla, disponer pisos y alfombras, ambientarla, agregar luces y sonido, e instalar un grupo electrógeno.

Hay que sumar baños químicos analizando cuidadosamente su ubicación para que si hace mucho frío o llueve, los invitados no resulten afectados.

Será fundamental habilitar un amplio guardarropa, con gran capacidad de guardado. Debe haber más de una persona que reciba y entregue las prendas, para evitar largas colas.

Respecto a las fotos, pueden realizarse si hay un lugar apto para ello, como un jardín de invierno. Para tomar las imágenes se puede pensar previamente en escenografías muy divertidas asociadas al frío.

Sobre el catering, se puede crear un “menú de invierno”. Por ejemplo, evitar la entrada fría y reforzar los platos calientes. Sin embargo, los organizadores opinan que el helado es atemporal y nunca debe faltar: ya sea en el postre o en la mesa dulce.

Con una buena organización, tu fiesta soñada será una realidad.

(*) www.celebremosonline.com

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *