Hilos tensores: El lifting no quirúrgico

Hilos tensores: El lifting no quirúrgico

Los hilos tensores no solo rejuvenecen tu rostro, cuello y escote, sino también, glúteos, abdomen, muslos, brazos. ¿De qué se trata? Te lo contamos en esta nota. El paso del tiempo y la gravedad lleva a la flacidez de los tejidos por la menor producción de ácido hialurónico (el cual genera hidratación y volumen), colágeno

Los hilos tensores no solo rejuvenecen tu rostro, cuello y escote, sino también, glúteos, abdomen, muslos, brazos. ¿De qué se trata? Te lo contamos en esta nota.

El paso del tiempo y la gravedad lleva a la flacidez de los tejidos por la menor producción de ácido hialurónico (el cual genera hidratación y volumen), colágeno (brinda sostén y firmeza en los tejidos) y elastina (elasticidad), todos ellos son elementos esenciales y nutritivos de la dermis en la piel.

Cuando se presenta en el rostro, este se ve envejecido, con surcos nasogenianos marcados, parpados caídos, “mofletes”, líneas de la marioneta, entre otras situaciones que nos hacen ver mayores, tristes o enojados. En el cuello genera papada desagradable, en el escote arrugas indeseadas, los pechos y la cola caídos o menos turgentes, además en los muslos, brazos y abdomen también se ve el paso de los años.

Para todo esto existe una solución mini invasiva, con mínimas molestias al aplicar y muy efectiva para regenerar el colágeno, la elastina y el volumen que fuimos perdiendo.

Te presentamos los hilos tensores PDO, los cuales están compuestos de polidioxanona, que provocan un lifting biológico autoinducido no quirúrgico que mejora la flaccidez e induce el rejuvenecimiento cutáneo.

Los hilos se implantan en la dermis (por debajo de la piel), activando los fibroblastos para generar colágeno y elastina, provocando un efecto lifting inmediato y aportando al paciente un modelado natural al rostro y/o cuerpo.

Los hilos de PDO son reabsorbidos de forma inocua para el organismo desde el tercer mes y el efecto lifting tiene una duración que excede los 12 meses.

El objetivo al aplicar los mismos es de recuperar rasgos juveniles perdidos, tales como la elevación de las cejas, la recuperación del volumen en el pómulo, el alivio sustancial de los surcos nasogenianos y mentogenianos; la redefinición del reborde de la mandíbula, así como la reafirmación y levantamiento de las zonas flácidas de la cara y del cuello. Y en el cuerpo permite devolver la firmeza de pechos, glúteos, muslos, brazos, entre otras aplicaciones.

Te esperamos para una consulta en la cual evaluaremos tu caso en particular, y realizaremos el tratamiento específico que necesitás. Pedinos tu turno llamando al (0343) 154055973.

(*) Médicos estéticos. MP: 10.798 y 11.040.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *