Judo: una disciplina educativa

Judo: una disciplina educativa

El Judo es un deporte olímpico de lucha. Se practica por parejas y cada judoka intenta voltear hábilmente a su oponente cuando se encuentran de pie, o de dominar y controlar el cuerpo del oponente cuando se lucha en el suelo.

Para los niños, de 4 a 7 años, lo más importante es que aprendan a dominar su cuerpo, que aprendan a conocer las posibilidades que su cuerpo tiene de hacer gestos y desplazamientos habilidosos: reptar, gatear, saltar, correr, lanzar, entre otros. Con un trabajo extenso de ejercicios de psicomotricidad, los niños van tomando confianza en sí mismos y aprenden por medio de juegos divertidos, a realizar ejercicios sencillos de Judo.

Los niños y niñas de 7 a 10 años comienzan a practicar, junto a otros juegos de psicomotricidad, un poco de Judo: técnicas sencillas que no tienen ningún peligro y siempre en un ambiente de respeto a los demás compañeros. Aprenden, también, que las cosas no salen por arte de magia sino que es necesario esforzarse de una forma constante, atender a las explicaciones del profesor, y más. Y aprenderán también, cuando compitan, a ganar y a perder. Hay que saber ganar respetando el esfuerzo de los demás, y hay que saber aceptar la derrota como un juego y no como una acción humillante y frustrante.

A partir de los 10 años en adelante, a pesar de que el desarrollo psicomotriz no está completamente acabado, los adolescentes tienen ya una preparación considerable que les posibilita un aprendizaje excelente de las técnicas deportivas del Judo. Es la edad de oro de la asimilación de conocimientos técnicos que llega hasta los 15-16 años. Es también la etapa en que los valores de compañerismo, exigencia, entrenamiento en equipo, se desarrolla intensamente.

Los jóvenes de 15 años en adelante, potencian extraordinariamente su trabajo físico y técnico. Se acerca ya el estadio de madurez adulta en donde los judocas que practican la competición han de entrenar de una forma metódica, regular, seria y con intensidad. También es la época en la que empiezan muchos a prepararse para obtener el cinturón negro.

A partir de los 30 años en adelante, los judocas disfrutan de la práctica de un Judo más tranquilo. Pasada la etapa de la competición, es el momento de ahondar en vertientes más profundas del judo. Algunas se conocen de una manera superficial, pero ahora podemos dedicar más tiempo y con una mayor madurez personal, además de realizar una actividad física que mejorará nuestra salud aportándonos agilidad y flexibilidad. Es la época en que se puede profundizar en la esencia de esta disciplina (Las Katas).

Es también la época en que los veteranos ayudan a los más jóvenes en su preparación física, técnica y mental. Esta edad, la de los mayores, puede alargarse hasta donde uno pueda. De hecho existen unos campeonatos mundiales de veteranos donde hay categorías que pasan de 70 años, incluso mayores.

Para sumarte al Dojo del Club Atlético Patronato acercate los días martes, jueves o viernes desde las 18 horas. También nos podés contactar a través de Facebook como: JUDO C.A. Patronato.

(*) 2° Dan.

 

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *