Julieta Teruel: “Heredé la perseverancia tanto de mi papá como de mi mamá”

Julieta Teruel: “Heredé la perseverancia tanto de mi papá como de mi mamá”

Julieta es una joven actriz que se viene abriendo caminos desde muy chica. La mayor de cuatro hermanos, nació en Salta, a los cuatro años se fue con su familia a vivir a Buenos Aires donde dio sus primeros pasos artísticos. Hija del reconocido cantante de Los Nocheros Kike Teruel. De él heredó no solo

Julieta es una joven actriz que se viene abriendo caminos desde muy chica. La mayor de cuatro hermanos, nació en Salta, a los cuatro años se fue con su familia a vivir a Buenos Aires donde dio sus primeros pasos artísticos.

Hija del reconocido cantante de Los Nocheros Kike Teruel. De él heredó no solo su lado artístico sino también la perseverancia, que junto a su madre, le transmitieron. Hace cuatro años estudia en el Brío Teatro, y en una entrevista exclusiva con Mujeres Divinas nos cuenta sobre sus inicios, sus proyectos y nuevos estrenos.

¿Cómo fue tu infancia?

Muy feliz. Nací en Salta pero a los cuatro años nos fuimos a vivir a Buenos Aires con mi familia. Empecé a estudiar comedia musical a los 8 años en la escuela de Valeria Linch, pero a los 12 años nos mudamos nuevamente a Salta. Allá había muy poco de eso para seguir estudiando. Pero por suerte abrieron una sede de la escuela de Valeria y continué mi formación artística en Salta. Pasé por diversos profesores de teatro salteños hasta que a los 18 años, después de terminar el secundario volví a Buenos Aires. Con mi hermano, que vivía en Mar del Plata y se mudó a vivir a Buenos Aires conmigo. Él tenía 16, jugaba al futbol, y vivíamos juntos. Éramos muy chicos, ahora me doy cuenta. Por suerte nuestros padres nos apoyaron mucho en lo que queríamos hacer y estaban muy pendientes de los dos, en ese sentido tuve una infancia y una adolescencia muy linda.

Ahí continúe mi formación, fui a lo de Lito Cruz, pase por lo de Helena Tritek, hasta que llegué al Brío Teatro que voy por mi cuarto año, es el último año ya. Estuve con Patricia Palmer, siempre trate de ir por el teatro y la danza. La danza me gusta mucho, no me considero bailarina pero me gusta mucho bailar, y lo siento como una herramienta para el cuerpo.

¿Estás dando clases de teatro infantil?

Empiezo la semana que viene, es algo nuevito en mi vida. Me convoca mucho, desde muy chiquita me gustaron mucho los nenes y creo que esto es la semilla de todo. Doy clases de yoga también y doy yoga para niños, entonces es como ir fusionando un poco todas las herramientas.

¿Es más fácil enseñar teatro a un niño que a un adulto o adolescente?

Creo que está más habilitado, yo no me siento capaz de poder transmitir estas herramientas a un adulto, porque yo soy mucho más infantil y más de lo lúdico también. A la hora de transmitir, de actuar, me cuesta un poco más esa parte, porque soy más realista. Pero me gusta más trabajar con niños y siento que para empezar también se habilitan otros espacios, como volver  a la base, al fuego, a la raíz, más a tierra. Todo lo que el niño recibe y lo que transmite es lo que el adulto le transmitió, entonces si bien me encantaría que todos los niños sean completamente libres y puros de base, pero son criados por adultos, entonces muchas veces tienen prejuicios o preconceptos que no son conscientes que los tienen. Aprendí mucho de esto también, de ser conscientes de lo que se transmite a un niño, porque todo el tiempo le estas dando información nueva.

Y con respecto a yoga, ¿das clases a domicilio?

Sí, soy un poco pulpo, hago a domicilio. El año pasado empecé a hacer como una modalidad en pareja, me gustó ver como modificaban las parejas su vínculo, su forma, y su estar en la casa, en su propio hogar, eso me parecía muy rico de ver en el paso del tiempo. Así que por ahora las que doy a domicilio son en parejas. Además en la casa es muy lindo energéticamente y se predisponen a otra cosa y genera otro vínculo. Está buenísimo.

Y en el plano artístico ¿estas ensayando una obra de teatro?

Sí, dos. Estamos ensayando “Las Cosas Que No Se Tocan”, que volvemos a reestrenar muy pronto y que le hicimos una modificación. Son las cosas que no se tocan sobre el amor y la muerte, habla de las libertadas arrebatadas y de lo complejo que es encontrarnos dentro de un presente cuya lógica es el desencuentro. Estamos en el Brío Teatro, es la segunda temporada, con Nicolás Cremonese mi compañero de obra. La otra se llama “La Res” y la dirige Guillermo Parodi, fuimos convocados el año pasado con Nico también, para ser parte del elenco y esa aún no tiene fecha de estreno, se proyecta más para junio. Estamos ensayando las dos.

¿De qué se trata La Res?

La Res son tres obras en una, habla mucho sobre la historia Argentina, primero pasando por la época de la dictadura, hasta llegar a las épocas de guerra y demás. Cuenta un poco eso, medio disfrazado, si se quiere, en poesía y canciones, de hecho le llamamos contra canción al teatro.

¿Siempre hiciste teatro independiente?

Sí, por ahora sí.

¿Y el teatro comercial?

Es más difícil en Argentina, es otra forma de llegar. Yo creo igual que hoy me convoca el teatro independiente para seguir dándole una formación a mí persona artística, el comercial creo, de lo poco que vi, es más cuestión de contactos, de un representante, y eso es como que lleva otro trabajo. Por el momento me considero constantemente en formación y me gusta poder abarcar las cosas que quiero contar y desde donde las quiero contar, transmitir y poder preservar eso del artista. Por ahí siento que en el comercial se pierde un poco. Para mí todo es necesario a nivel artista, si no haces teatro comercial a lo mejor la gente nunca te conoce y quedas como siempre en un mismo estándar pero, por lo menos por ahora, nunca me tocó nada de eso, ni llegué a una puerta como para hacer teatro comercial.

¿Yendo para el lado más familiar, no se te dio por el lado de la música como tu papá, pero que heredaste de él?

Yo creo que un poco todo, si no tuviese un artista en la familia quizás lo tenés en la sangre pero cuesta un poco más alimentar eso. De la música nada, lo único que puedo decir es que bailo, pero después mala para los instrumentos y para todo. El canto es algo que lo tengo que trabajar, puedo cantar, soy afinada, pero tengo como una negación a no hacer eso, lo voy trabajando, pero no elegí cantar en mi vida. De mi papá puedo decir que tengo un montón de cosas, me crie en eso, me gusta mucho el ambiente artístico, siempre metida viendo lo que pasaba en el detrás de escena. Eso me alimentó mucho, fue muy rico para mi presente. Ni hablar la perseverancia de lo que uno quiere hacer, tanto mi papá como mi mamá. Si bien mi papá es el conocido, creo que él sin mi mamá no hubiera podido hacer todo lo que hizo, ella le dio mucho sostén y nos trasmitieron eso a nosotros, y luchar por todo lo que queríamos hacer en la vida. Gracias a ella también.

¿Te gustaría interpretar alguna obra en especial o algún papel?

Si me pongo a pensar me gustaría trabajar con todo el mundo, porque es un mundo por explorar nuevo en mí todavía. En algún momento quería actuar para Campanella o que me dirija este hombre. Me gusta mucho el cine así que también por ahí en el delirio, decir quiero actuar para Tarantino, que mi dirija él. Pero tengo el deseo de querer hacer todo, esa hambre de abarcar todo lo que se pueda. En teatro en Argentina, algo que tengo pendiente o que me gustaría, es hacer una comedia musical que pueda abarcar las tres cosas (teatro, canto y danza). Desde muy chica me gustaban mucho los musicales, entonces me quedó eso como pendiente. Nunca lo abarque cien por ciento. Siempre tuve como un flash así de ser una mina de Drácula, pero son cosas que uno conserva de chicos. Pero después en teatro me convocan muchas cosas, me gusta mucho el teatro experimental. En el comercial he visto obras muy buenas, por ejemplo Toc Toc, uno dice “qué bueno abordar esos temas de esta forma”. Ese tipo de laburos que quizás van un poco más adentro, más a la investigación.

¿Estás soltera?

Pasé por un montón de estados, dice riéndose. Ahora estoy soltera, estuve casada a los 20 años, muy poco tiempo, me separé a los seis meses. Después tuve dos convivencias, soy muy enamoradiza, de apostar al amor. En mi casa me joden y me dicen otra vez te vas a ir a vivir con él, pero me sucede, soy muy impulsiva en eso. Ahora me separé hace poco, pero estoy sola, estoy bien.

¿Te gustaría tener hijos?

Sí, a veces lo dudo en el sentido que soy muy firme con mi carrera y con lo que quiero hacer, y si me preguntas hoy, no sé dónde entraría un hijo en mi vida, no le encuentro el lugar. Pero quizás es porque no encontré nadie que me genere eso, no me encontré yo en el momento de decir bueno si, pero la verdad que veo un bebé y me desvivo, siento que si no lo tendría habría algo en mí que no terminaría de ser feliz, no porque me complete, no tengo ese concepto de que la mujer no se realiza si no es madre, sino porque sí siento que hay algo muy adentro mío, del deseo de serlo. Hoy he decidido postergarlo y que no suceda por otras cosas, pero si me gustaría ser madre.

Algún mensaje para nuestras Mujeres Divinas

Creo que lo que intento hacer constantemente con el arte, con la yoga y demás es habilitar y tratar de habilitarme más como mujer, quizás esta muy trillada la palabra, pero sería empoderarse, porque vengo de una provincia que es bastante cerrada o con una mentalidad un poco más tradicional, si se quiere, y me gustaría, ya que vamos a una provincia también, transmitir un mensaje más de liberación y de poder, ser lo que uno quiere ser en la vida. Por eso creo que siempre hago hincapié en mi mamá, en mi familia. Quizás mi papá es la figura conocida, pública, pero creo que sin la fortaleza y compañía constante de ella no hubieran sido posible muchas cosas. No quito mérito del talento y la garra de mi papá, sino digo, hoy somos una familia gracias a ella también. Y no solo una mujer acompañando el sueño de… sino, como el caso de mí mamá, ella estudió en la universidad cuando ya tenía tres hijos chicos, pero quería estudiar y lo hizo igual. Quería su título y lo obtuvo, y trabaja de ello. Seguro tiene sueños por cumplir porque se casó muy chica y tuvo hijos de muy joven, pero siempre luchando por lo que quería hacer y llevando adelante su vida como mujer, y para mí, eso fue un mensaje muy grande para toda mi vida. Creo que algo de eso está buenísimo rescatar también hoy, en toda esta revolución feminista, como seguir yendo hacia adelante y por lo que una quiere. No agarrarse de ninguna frase, de ningún estereotipo, de ningún prejuicio, creo que es algo que me gusta y que me gustaría poder transmitir.

  • Instagram: julyteruel
  • Twitter: @julyteruel
  • Facebook: Julieta Capuleto

 

 

 

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *