La historia del bikini: esa prenda que nunca pasa de moda

La historia del bikini: esa prenda que nunca pasa de moda

Pocas prendas acompañaron tanto la liberación de la mujer como el (la) bikini. Comparable al impacto de la minifalda, implicó una ruptura que luego hizo replantearse muchas otras prendas.

Censurado, polémico y transgresor, el del bikini es un camino tan largo como interesante, que teje su historia a la par de la evolución femenina. Aunque cueste creerlo, el primer registro que existe de un bikini data del 1600 a.C. Volvió a aparecer recién en 1946, de la mano del ingeniero Louis Réard. La presentación consistía en una bombacha muy cavada y un corpiño de triángulo. Réard quiso liberar a la mujer de los incómodos trajes de baño de la época, pero su iniciativa no fue muy aplaudida, y hasta tuvo que contratar a una stripper para que mostrara la creación, porque ninguna modelo se animaba.

Las grandes estrellas fueron las que le dieron legitimidad, y Marilyn Monroe fue una de las primeras en 1950. Las fotos la retratan con modelos de bombachas tan altas que hasta cubrían el ombligo. En el concurso Miss Mundo,  se opuso a que sus participantes lo lucieran; pero también eran cada vez más las que se animaban a incorporarlo. En 1957, Brigitte Bardot lo lució en la película “Y Dios creó a la mujer”, haciendo que muchas comenzaran a ilusionarse con probar esta prenda.

El bikini comenzó a aceptarse en sociedad y a ir modificando sus modelos y tamaños, reduciéndose y dejando ver el ombligo. Siguió la llegada de la tanga directamente de Brasil en 1974, y la creación de la lycra, enorme evolución en el confort que permitió jugar todavía más con los diseños, colores y texturas, llegando por ejemplo al flúo de los ‘80. Los ‘90 tuvieron un revival del traje de baño entero, gracias al furor de la serie Baywatch, y el bikini vio subirse y cavarse más que nunca la bombacha. Y para los 2000, casi como un balance del siglo, la inspiración volvió a mirar a épocas pasadas, dando pie a un eclecticismo que incluía desde triangulitos metalizados (con el piercing en el ombligo a tono) a bikinis de crochet de los ‘70.

Del 2010 en adelante, el avance del bikini tuvo sobre todo que ver con las mejoras técnicas que fue incorporando, con materiales que permitieron un movimiento aún más libre para una mujer activa.  Aunque parece siempre el mismo, el bikini sufre transformaciones a lo largo del tiempo.

En Lenceria Imagen Fiore nos vamos aprontando para la temporada de piscinas y mar, pasá por nuestro local y vas a encontrar los trajes de baños de las marcas más importantes. Te esperamos en nuestros locales de calle Corrientes 206, Peatonal San Martin 779 y Nogoyá 186, de Paraná.

(*) Facebook: Lencería Imagen Fiore.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *