La nutrición del gato

Para que un alimento para gatos cumpla su objetivo debe proporcionar una nutrición completa y equilibrada, debe contener toda una serie de nutrientes esenciales, cuya carencia podría originar deficiencias con manifestaciones clínicas más o menos tempranas. Los conocimientos actuales sobre la alimentación del gato ponen de manifiesto que esta especie presenta diversas características de su

Para que un alimento para gatos cumpla su objetivo debe proporcionar una nutrición completa y equilibrada, debe contener toda una serie de nutrientes esenciales, cuya carencia podría originar deficiencias con manifestaciones clínicas más o menos tempranas.

Los conocimientos actuales sobre la alimentación del gato ponen de manifiesto que esta especie presenta diversas características de su metabolismo que se traducen en unas necesidades nutritivas que son del todo particulares y bien diferentes de las del perro.

El gato es un carnívoro estricto, y así lo reflejan sus hábitos alimentarios y su estructura anatómica. Sin embargo, ello no significa que deba comer únicamente carne, sino que en su alimentación necesariamente deben incluirse materias de origen animal. Entre las diferencias notables de la alimentación felina respecto a la canina, no sólo destaca que los gatos necesitan un nivel de proteínas más elevado, sino también que requieren cantidades relativamente altas de una sustancia esencial llamada taurina.

La taurina se trata de un compuesto blanco, cristalino e insípido, que aún siendo un aminoácido, no forma parte de las proteínas como hacen normalmente los aminoácidos. Las células que forman algunos tejidos excitables como el cerebro, retina, músculo cardíaco, plaquetas y glóbulos blancos son especialmente ricas en taurina, y también especialmente sensibles a su carencia. En el caso del gato se unen dos factores: por una parte tiene unas necesidades elevadas de taurina y por otra, su organismo es incapaz de producir la cantidad necesaria a partir de otros elementos de la dieta. Necesita mucho y produce poco.

Otros animales como el perro, son capaces de obtener la cantidad suficiente a partir de los componentes de la dieta. El gato ve limitada esta posibilidad por diversos factores; en primer lugar por su ineficacia en la fabricación de taurina, y por otro porque utiliza la propia taurina o sus precursores, para funciones que pueden limitar la disponibilidad del aminoácido, viéndose afectadas las células de tejidos excitables, que la exigen para su correcto funcionamiento.

Recordá que desde DeliveryPet hacemos envíos a domicilio de alimentos balanceados para perros y gatos, podés hacer tu pedido vía WhatsApp al 3434707099.

(*) Facebook: DeliveryPet

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *