La vejez es una época de la vida llena de interés y de oportunidades

La vejez es una época de la vida llena de interés y de oportunidades

Durante la vejez podemos realizar, de forma más sosegada y minuciosa, infinidad de actividades que nos han estado vedadas durante la vida activa laboral u ocupacional, debido a las prisas y ajetreos propios de nuestra civilización. Todo ser humano tiene que asumir los cambios que se van estableciendo no sólo en el organismo, sino también

Durante la vejez podemos realizar, de forma más sosegada y minuciosa, infinidad de actividades que nos han estado vedadas durante la vida activa laboral u ocupacional, debido a las prisas y ajetreos propios de nuestra civilización.

Todo ser humano tiene que asumir los cambios que se van estableciendo no sólo en el organismo, sino también en el entorno, a lo largo de la historia de cada cual, esto forma parte de la aventura humana y constituyen su esencia.

Conviene mantener contactos amplios y profundos con otras personas con las que hemos compartido y convivido durante la etapa adulta y con nuevos amigos que encontremos. La edad avanzada es particularmente propicia al diálogo y a la conversación y con ellos nos podemos enriquecer mutuamente.

También, es bueno mantener la forma física: la actividad muscular, el movimiento de nuestras articulaciones y la estimulación de la circulación son aspectos de vida que no debemos desatender. Quizá la mejor forma de lograrlo es persistir en las tareas ligadas a la propia autosuficiencia en la vida diaria.

Es posible que con la edad, el cuerpo se cargue de “achaques”. No tenemos que preocuparnos. Con ellos y por ellos el cuerpo conserva toda su capacidad de transmisión de vida. Se trata de atenderlo, adaptarlo a sus nuevos ritmos, y por otra parte, de no dejarse tampoco, absorber por él.

Es necesario cuidar la higiene personal y dormir las horas adecuadas.

Los ejercicios respiratorios, la gimnasia, la dieta equilibrada, la abundancia de líquidos, son hábitos a cultivar desde el comienzo como garantías de buena salud. Dormir bien significa recuperar totalmente la energía. No se trata de dormir muchas horas, sino de hacerlo profunda y sanamente.

Mantenerse mentalmente en forma: pensando, leyendo, informándose compartiendo, recordando, escribiendo,  participando en tareas de grupo, y cuantas actividades de este estilo se le ocurra a uno son vías excelentes para mantener la cabeza y el cuerpo en forma.

Utilizar cualquier tipo de artilugio o recurso que nos posibilite seguir conectados con el medio social más cercano. Las gafas,  el audífono, un bastón, pueden ser nuestros mejores amigos. Habrá que mentalizarse, llegado el caso, y no tener reparos humanos a la hora de utilizarlos.

Conocé nuestro Hogar para señoras, ubicado en calle España 222, en Paraná, un espacio donde contemplamos todos estos items. Para contactarte podés escribir a rgparana@gmail.com o vía telefónica a: (0343) 155094316 / 154654637.

(*) España 222, Paraná.

 

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *