“Locos por la vida” cumple 20 años de su primera bicicleteada

“Locos por la vida” cumple 20 años de su primera bicicleteada

Hace 20 años atrás a un docente de la Escuela de Nivel Medo Nº 109 “Raúl Scalabrini Ortiz” de Paraná, se le ocurrió incentivar a un grupo de jóvenes del tercer año de la secundaria para pedalear por causas solidarias.

Julio César Galera, profesor de Historia, dictaba clases de Formación Ética y Ciudadana. Sus clases transcurrían con total normalidad, hasta que se vio relacionado con un par de situaciones que empezaban a afectar a la juventud, tales como bulimia, anorexia, drogadicción.

Fue así que se empezó a gestar la idea de contribuir al conocimiento de estas problemáticas a través de acciones solidarias, en este caso una bicicleteada por toda la provincia. Así nace “Locos por la Vida”, una Asociación Civil que pedaleaba por toda la provincia bajo el lema de causas solidarias. Mujeres Divinas tuvo acceso a estas historias a través de su mentor Julio Galera, quien está en la organización de un encuentro para celebrar los 20 años de la primera salida.

¿Cómo surge la idea de recorrer la provincia en bicicleta?

Era una época donde estuve íntimamente relacionado a un par de situaciones, una de ellas es que veíamos chicas y chicos donde estaba empezando a aparecer la anorexia. No estaba todavía Aluba (Asociación de Lucha contra la Bulimia y Anorexia). Yo era profesor de Formación Ética y Ciudadana y tenía tres tercer años, gurises de 15 años. Una nena de ese curso me escribió una carta contándome que ella era anoréxica, me la entregó en un sobre. No sabíamos que hacer porque era algo muy nuevo, no había en el ámbito de la salud pública nada que pudiera atender situaciones de ese tipo. Entonces salió la idea de armar una vuelta en bicicleta por toda la provincia de Entre Ríos e ir pueblo por pueblo a hablar de esta problemática. Así nació y apenas se lo dije a los chicos se entusiasmaron. También coincidió con el caso de una nena que necesitaba un trasplante de médula (Andrea Seifert). Por esos dos motivos empezamos a realizar actividades solidarias, para juntar plata para esta chica, anduvimos tres días en bicicleta  atrás de un reconocido supermercado de la ciudad, cada tercero pedaleaba tres horas y otros dormían, descansaban y juntaban monedas en cajas. Ahí se juntó un montón de dinero que se lo entregamos a la familia de esta chica, que lamentablemente falleció y la familia lo donó al hospital. Eso fue en octubre y el 4 de noviembre de 1999 salimos en bicicleta desde el complejo Juan Domingo Perón, desde Carbó y San Martin. La primera vuelta fue: Cerrito, Hernandarias, La Paz, San Gustavo, Feliciano, Federal, Concordia, Colón, Gualeguaychú, Gualeguay, Victoria y regreso a Paraná. Recorrimos 1500 km en 10 días, participaron 30 jóvenes y docentes.

En un año también fueron 5 chicos no videntes del “Club de Ciclistas Ciegos”, en las bicis dobles. Yo pensé que iba a tener que asistirlos y ocuparme de ellos y en realidad aprendimos un motón de ellos porque eran tan autónomos.

¿Solo estudiantes de tercer año?

Si fuimos trabajando con los chicos que estaban en tercer año durante 1999, 2000, 2001 y 2002. Lo hicimos durante cuatro años.

¿Cuántas horas pedaleaban por día?

Hasta que llegábamos al lugar, había días que se pedaleaban más u otros menos, pero como eran tres grupos los íbamos rotando, íbamos dejando 10 o 15 chicos, un sistema parecido a cuando pedaleábamos atrás del supermercado. De cualquier manera para un pibe de 15 años era estrés, cansancio, un sacrificio muy grande para ellos. Y tuvo una repercusión enorme, no solamente en los medios sino en nosotros que formamos parte de esta cruzada. Entre nosotros hay una relación muy potente, con todos los grupos, pero principalmente con el primero que fue el inicio de todo. Salió bárbaro, cada vez que llegábamos a un pueblo la gente nos esperaba, ciclistas del lugar se sumaban, gurises de otras escuelas también se iban sumando no solo de Paraná, sino del resto de la provincia, porque depende a donde llegábamos se venían hasta Paraná. Era toda una logística, 50 gurises en bicicletas, 50 bicicletas, más su ropa, equipamiento, íbamos con una ambulancia, con seguro, siempre iban padres. Pensándolo hoy sería más complicado. También teníamos un equipo docente muy piola. Además del entrenamiento previo, a la siesta agarrábamos las bicis y salíamos con ellos, habíamos conseguido un acuerdo con un gimnasio.

¿Cuáles fueron las otras causas por las cuales hicieron las siguientes?

Bueno después empieza todo el tema de la drogadicción, hace 20 años, ubícate en el escenario, y después en el 2002 era la desnutrición. También se sumaban causas como la donación de órganos, el cuidado del medio ambiente. Además para recaudar fondos para ayudar a las cooperadoras del Hospital Neuropsiquiátrico “Dr. Antonio Roballos”, del Hogar “Ángeles Custodios” y de la obra de la Capilla “Santa Rita” de la ciudad de Paraná.

En perspectiva, siempre digo, la educación o el sistema educativo tarda años en repercutir en nosotros. Por eso se dice siempre que estamos educando para el futuro.

 

¿Por qué “Locos por la vida”?

No sé a quién se le ocurrió. Pero teníamos calzas, remeras, cascos, los primeros eran rojos y después azules, todos con el logo de “Locos por la vida”

¿Sabes cuántos kilómetros recorrieron?

Eran entre 1200 y 1500 km por vuelta. En ese momento se confiaba y se respetaba a los docentes, porque era toda cuestión de confianza dejar salir a la ruta a un gurí de 15 años.

¿Luego que te fuiste de la escuela nadie continuó con tu legado?

Lo que pasa que también habían cambiado los tiempos, quizás en la época que anduvimos nosotros las rutas estaban vacías, entre otras cosas por la crisis, que fue prolongada, y creo también que son ciclos que se cumplen. Yo lo percibí así. En la escuela hay un mural hecho por un artista plástico de Gualeguay que vino un día a hacerlo en homenaje a lo que vivió cuando pasamos por Gualeguay. Ahí están los nombres de los que hicieron la primera vuelta. Entonces la idea es que el 4 de noviembre cuando nos juntemos estén todos, docentes, padres. Hubo un montón de papás que se sumaron a ayudar.

¿Cuál es el proyecto para este 2019 que se cumplen los 20 años de la primera salida?

Nos vamos a juntar el 4 de noviembre que es la primera fecha que salimos a la ruta, ahí en el Complejo de calle San Martín. No lo hemos conversado aun con las autoridades de la escuela pero la idea es reencontrarnos y ver ahora que surge. Muchos de ellos ya tienen pasta de dirigentes así que la idea es ver quien puede tomar la posta y organizar algunas actividades de este tipo. Y que el resto los acompañemos, le demos una mano. Esta difícil porque en Argentina somos muy individualistas y organizar este tipo de actividades no es fácil. Marta la persona que tenía todos los recortes y fotos del momento, me dijo que era impresionante la organización que teníamos, y yo no lo percibía en ese momento. Uno no lo valora cuando está en el medio, pero esto se dio también gracias a un grupo de docentes increíbles.

¿Qué conclusión sacas de toda esta experiencia?

Los finlandeses, que siempre están primeros en el ranking de educación, destacan que los chicos tienen que ser felices en la escuela y yo después de esta experiencia te podría decir que sí, que es así. Hoy en día estamos más acotados para hacer cosas, porque tanto los docentes como los padres tienen miedo, y yo estoy un poco más viejo, pero en ese momento no nos podían parar con nada. Imagínate que iban los vocales del Concejo de Educación a felicitarnos, hoy quizás me harían un sumario. Nosotros éramos felices trabajando, nos encantaba lo que hacíamos. Como yo daba Formación Ética, una estudiante me dijo el otro día “salimos re éticos Julio”.

A todos nos enseñó un montón esto, la idea no sería seguir viviendo del recuerdo, no me interesa ahondar en recuerdos sino seguir pedaleando.

Grupo de Facebook: Locos x la vida

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *