Mario Daniel Milocco: más allá de ser artistas somos laburantes del arte

Mario Daniel Milocco: más allá de ser artistas somos laburantes del arte

Muchas veces las personas llegamos a la adolescencia o la juventud sin saber qué profesión o actividad elegir para nuestras vidas, otras veces, apenas nacemos ya contamos con un don que nos marca por el resto de la vida. Este es el caso de Mario, que desde los tres años dibujaba. A su manera y

Muchas veces las personas llegamos a la adolescencia o la juventud sin saber qué profesión o actividad elegir para nuestras vidas, otras veces, apenas nacemos ya contamos con un don que nos marca por el resto de la vida. Este es el caso de Mario, que desde los tres años dibujaba. A su manera y como puede hacerlo un niño de esa edad. Pero sin dudas el arte de pintar es su vocación y le marcó el camino.

Mujeres Divinas tuvo la oportunidad de entrevistar a un artista visual, poseedor de un gran talento por la pintura y el dibujo, diseñador gráfico, serigrafista, artesano. Es oriundo de Paraná, de pequeño vivió en el campo y de grande se fue un tiempo a Buenos Aires, pero los influencias entrerrianas lo repatriaron para disfrutar de su arte. Hoy sus obras se lucen en salones y espacios no solo de Paraná sino en el resto del país y del mundo.

¿Cómo y cuándo nació tu interés por la pintura?

El interés nació desde la infancia, desde los tres años que dibujo. Cómo todos los niños empecé a hacer mis garabatos pero con bastante buena forma. A los tres años empecé y no dejé nunca más. Obviamente como vivía en el campo, soy hijo de gente de campo, a veces había materiales para dibujar y otras no, a veces había papel y lápiz y otras veces dadas las características del ámbito, la lluvia o la sequía, casi no había caminos, no se podía salir y había que rebuscársela y dibujar con un ladrillito, un palito sobre una madera, sobre algún cartón, o sobre los márgenes de los diarios y las revistas. Siempre había revistas en casa, eso debo destacarlo porque de algún modo fui un ávido lector y curioso, siempre andaba curioseando, buscando cosas, y esas revistas  también eran usadas para dibujar.

¿Y qué dibujabas?

Dibujaba tractores, cosechadoras, arados, que veía, porque me llamaban mucho la atención las maquinarias. Yo siempre pensé, que de no haber seguido la carrera artística hubiera sido un diseñador industrial,  o un ingeniero. De hecho tengo una inclinación muy fuerte por algunas cosas como por ejemplo por la aeronáutica, de hecho tengo diseñado (es la primera vez que cuento esto en público) un avión, que nunca se concretó pero que están hechos los planos, los dibujos, inclusive supervisado por un ingeniero aeronáutico, pero fue un proyecto que quedó ahí como un sueño y que seguramente no se va a realizar pero que fue lindo hacerlo y me proporcionó conocimiento aeronáutico.

Mario junto a sus padres.

¿Cómo fue tu formación en arte?

En cuanto a la formación yo me considero autodidacta ya que, si bien en los años ´70 entré a la Escuela de Artes Visuales, no terminé porque abandoné antes. Si tengo cierta formación pero no me recibí nunca. Por lo tanto me considero que soy un autodidacta.

¿En qué consiste específicamente tu trabajo?

En dibujar, en pintar, ahora estoy abordando el grabado mediante la xilografía, es una técnica que se hace con tacos de madera. Uno transfiere un dibujo a un taco de madera y lo va desgastando, grabando ahí, después lo pasa por una prensa.

¿Qué tipo de materiales utilizás? 

Son variados, desde el lápiz de distintos grosores y densidades, lápices de colores, biromes, también pinto con acrílico sobre tela, cartón, madera. Soportes como papel y madera sobre todo, mucho con las acuarelas que es una técnica bastante difícil y que me ha llevado varios años y en la cual considero que todavía no he alcanzado el punto que persigo. Ahora estoy incursionando en grabado. Tengo muchas obras hechas en acrílico, he ganado algunos premios con obras pintadas con ello.

¿Tus dibujos y pinturas son mayormente paisajes y animales, a qué se deben?

Tengo mi obra o mi actividad separada en dos o tres líneas por lo menos, pinto paisajes, animales,  motos y algunas cosas más porque eso es más vendible. Lo cual no quiere decir que tenga menos calidad que lo demás, la calidad está dada en cada uno como artista, lo que pasa que un paisaje por ahí no está encuadrado dentro de lo que tiene que ver con la cuestión expresiva, no es tan artística o intelectualmente aceptado como un arte más elevado. Porque un paisaje, un arte de representación, llamémosle así, es representativo de algo formal, de algo que tiene forma.

¿Cuál es tu inspiración?

La inspiración es algo muy subjetivo, uno a veces puede estar inspirado pero no tiene los elementos para plasmar esa inspiración, uno va trabajando y va adquiriendo elementos que van consolidando la capacidad de cada artista para plasmar lo que viene de adentro. Si  lo que viene de adentro no puede salir estamos sonados porque no hay elementos suficientes, y este elemento es precisamente el trabajo, que te proporciona las herramientas.

¿Sentís que es una profesión solitaria?

En cuanto al trabajo sí, es una profesión solitaria relativamente, porque eso es una elección de cada uno. El proceso creativo creo que sí, que es un proceso íntimo, pero también hoy en día hay muchos colectivos artísticos que son al revés de ese pensamiento. En mi caso sí, es un trabajo solitario porque trabajo solo y no comparto eso con nadie. Salvo cuando se trabaja en una historieta, como ahora que estamos haciendo eso con un amigo  pero por diversión. La creación colectiva considero que se da más a nivel muralismo, como el arte callejero.

Acuarela.

¿Cuál es el concepto del arte para vos?

El arte es una actividad que está en este momento atravesando una situación muy particular. No escapa a las generales de la ley, a lo que está pasando en el mundo hoy. El arte es un elemento que refleja y expresa la vida del mundo, de un país, de una sociedad. Precisamente también el arte está fragmentado como la sociedad. Hay fragmentos de una tendencia por un lado y por otro que no se encuentran en sí mismo y se patean, me estoy refiriendo concretamente al arte conceptual. Hay un sector de los artistas que nos oponemos a esto, no al arte conceptual en sí, sino a una suerte de arte conceptual atravesado por el mercantilismo. Algunos críticos del arte dicen que hasta ahí ha llegado también la influencia del narcotráfico, donde muchas veces para lavar dinero adquieren obras que son de dudosa calidad. Como por ejemplo vas a ver en algunos salones a nivel nacional, como pasó hace algunos años, se premio una obra que era una caja de zapatos con langostinos pudriéndose diciendo que eso era una pieza extraordinaria de arte conceptual.

¿Considerás que el arte conceptual atenta contra el arte tradicional más contemporáneo?

Yo no digo que el arte conceptual como tal sea malo, sino que se está desconociendo cada vez más el trabajo del artista que podría llamarse tradicional, y uno va quedando como añejo, porque se está desconociendo el trabajo artesanal del artista, el de preparar la tela, los colores, las pinturas. Hoy cualquiera sin ser pintor, ni dibujante, ni tener perspectivas de color, puede ser artista. El arte tradicional, por llamarlo de una manera, se va modernizando y superando día a día  y hay otras formas de expresividad, pero el hecho de no pensar como artista conceptual no es que nos quedamos atrás, hay otras formas que expresan el pensamiento actual y moderno. Considero sí, que el arte conceptual es mentiroso.

¿Se puede vivir del arte en Paraná?

Es muy difícil. A mí me está costando mucho. Yo tuve durante 10 años un bar en el Colegio de Abogados y paralelamente me dedicaba al arte. En 2016 decido, después de grandes desvelos, pensamientos y análisis, dejar toda actividad que no tuviera que ver con el arte y dedicarme solo al arte. En eso estoy, yo no sé si se puede vivir en Paraná, lo único que sé es que a mí con muchísimo esfuerzo y a brazo partido, cada día, cada minuto, cada segundo de mi vida lo dedico a eso y no solamente porque sea una pasión sino porque necesito vivir. El artista tiene que levantarse todos los días y ser un ciudadano de lo más normal y común, ese concepto de que el artista es un bohemio no existe. El artista tiene que laburar, tiene que vivir y todos los días se compromete con la vida. Yo integro un colectivo de arte que se llama “La vuelta de la esquina”, todos más allá de ser artistas somos laburantes del arte, somos obreros del arte. La vida del artista y sobre todo en los tiempos que corren no es fácil, nunca ha sido fácil y menos hoy donde el mercado es el que pretende determinar qué es lo que es arte y que no lo es.

¿Dónde has expuesto tus obras?

He hecho muchas exposiciones, en el período que viví en Buenos Aires, me dediqué también a las historietas alternativas, todo lo que fue la historieta underground, que circulaba en circuitos más chicos, no comerciales, y ahí hice algunas exposiciones en el Centro Cultural Recoleta, en el Teatro San Martín, en Buenos Aires. En el ´98 me vuelvo a vivir devuelta a Paraná y en el año 2000 hago mi primera exposición en el Colegio de Martilleros de Paraná, después en el Banco Bersa en el espacio institucional en calle Urquiza, algunas auspiciadas por la tarjeta Sidecreer, miniaturas en la Cripta Jesuítica en el Centro Cultural y Espacio de Arte de la ciudad de Córdoba, en La Paz. He participado en algunos salones, he obtenido algunas menciones en el Salón Provincial, he obtenido segundo y tercer premio en el Salón de Poema Ilustrado Municipal de Paraná, en 2018 obtuve el tercer premio de pintura en el Salón de Pintura de Artes Visuales de Gualeguay y luego esta obra fue llevada a Buenos Aires y estuvo expuesta en la Asociación de Artistas Plásticos de esa ciudad. También expusimos con Ana Garello, mi compañera, en el Salón Artemio Allisio de Concepción del Uruguay, participé también en el Salón de Grabado de Santa Fe con una obra de serigrafía.  He participado de numerosas exposiciones, en 2015 junto a otros artistas expusimos en la Casa de la Cultura de Entre Ríos. Ilustré íntegramente el suplemento de los 18 años de Diario Uno Entre Rios. Muchas de sus obras cruzaron las fronteras argentinas y hoy se encuentran en España, Francia, Italia, Paraguay, Chile, Estados Unidos, Montevideo (Uruguay). 

Proyectos a futuro

Muy comprometido con el tema del grabado y para este año estoy pergeñando trabajos de grabado y trabajando para una exposición que todavía no sé donde va a ser y también para los salones que siempre están ahí y hay que participar. Otro de los proyectos casi concretados es que hemos formado con un grupo de artistas de Paraná, la Asociación de Artistas Plásticos de Paraná, solo faltan las cuestiones legales. Institución que va a tratar de velar por los intereses de los artistas y aportar solución a un cúmulo de problemas que atraviesan la actividad.

También continuaré dando clases de pintura en el taller “Madre Selva” que es un espacio multidisciplinario de arte y otras disciplinas como cocina naturista, mosaiquismo, pachwork entre otros. Yo estoy a cargo de los cursos de dibujo y pintura para mayores.

Facebook: Mario Daniel Milocco

1 Comentario

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Comentario

  • Avatar
    Mario D. Milocco
    7 febrero, 2019, 11:46 pm

    Muchas gracias Norma Suárez por el tiempo que me brindaste y la atención con que seguiste todas mis anécdotas; y tambien a la publicación un agradecimiento por el espacio brindado. Gracias y éxitos!!!

    REPLY