Maxi Diorio, un gimnasta y bailarín que superó todas las barreras

Maxi Diorio, un gimnasta y bailarín que superó todas las barreras

Maxi Diorio alcanzó la fama allá por el 2007 cuando Marcelo Tinelli lo presentó por primera vez en el certamen de Bailando por un Sueño junto a Ileana Calabró. Desde allí no paro de trabajar y muy lejos quedaron aquellos momentos donde su salud pendía de un hilo. Es bailarín, acróbata, coreógrafo, master class de

Maxi Diorio alcanzó la fama allá por el 2007 cuando Marcelo Tinelli lo presentó por primera vez en el certamen de Bailando por un Sueño junto a Ileana Calabró. Desde allí no paro de trabajar y muy lejos quedaron aquellos momentos donde su salud pendía de un hilo.

Es bailarín, acróbata, coreógrafo, master class de zumba. Nació en Mar del Plata, es el hijo menor de la familia, compuesta por sus padres, una hermana y un hermano. Estuvo en Paraná dictando una Master Class de Zumba, de la mano de Zumbale, y Mujeres Divinas tuvo el placer de entrevistarlo.

Llega a Van Gogh Disco donde realizó la Master Class y antes que nada se acerca para la entrevista. Viste su habitual ropa de gimnasia y un original corte y color de pelo. Se instala para comenzar con el diálogo. Sin rodeos arranca diciendo que llegó el día anterior del crucero y se subió al ómnibus para venir a Paraná. Le encanta viajar y odia la rutina. Así comienza la entrevista.

¿Cómo fue tu infancia en Mar del Plata?

En Mar del Plata bien, la verdad tuve una familia increíble, tanto mis viejos como mis hermanos, soy el más chico, así que siempre fui el más mimado. Tuve millones de problemas de nacimiento, supongo que por eso me cuidaron tanto. Todo lo que quería hacer ellos estuvieron atrás mío apoyándome. Probé todos los deportes, desde chiquito era bastante inquieto. Cuando nací me dijeron que supuestamente no iba a poder caminar, porque tenía parálisis facial, del ojo izquierdo no veo, del oído derecho no escucho y también tenía problemas en la columna, con lo cual no iba a poder caminar. A los 20 días de vida me operaron de hernia, y a los tres años de vuelta, no podía hacer esfuerzos, bastante caótico. Mis padres me tenían como en una “cajita de cristal”, cualquier golpe o caída podía ser irreversible. Tengo el maxilar de un lado más corto que del otro, y me tenía que operar después de los 18, que es cuando el hueso deja de crecer, pero no quise, porque la verdad es que las operaciones que me faltan son estéticas y ya no quiero más. Pero en sí tengo un recuerdo re lindo.

Sin embargo, Maxi recuerda que muchas veces volvió del colegio llorando, que en reiteradas ocasiones se peleó con sus compañeros, hasta que apeló al humor para gastarse él mismo y empezó a contar su historia desde otro lado, con mucho orgullo. Venció los miedos, dejó atrás los prejuicios y sufrimientos y se dedicó a disfrutar de la vida, de la manera que pudiera.

¿Cómo saliste adelante con este diagnóstico?

Era re inquieto, pasé por todos los deportes hasta que me encontré con la gimnasia aeróbica, que fue lo que más me gustó. Entrené durante mucho tiempo, practiqué 10 años a nivel mundial, estuve 10 años en la selección nacional. Después me metí en el baile, empecé a bailar en un grupo de hip hop, al mismo tiempo que seguía con la gimnasia. En el 2006 en el último mundial, es como que estaba un poco cansado del deporte, entrenaba ocho horas por día. En ese año la producción de Marcelo Tinelli hizo un casting de bailarines en Mar del Plata y me presenté, así de caradura porque no era bailarín. Era la primera vez que hacía un casting. Terminé la performance y la coreógrafa me dice cualquier cosa te llamamos y yo pensé que me van a llamar a mí. Pasaron dos semanas y me llamaron de la producción de Showmatch para decirme que había pasado al siguiente casting, quedé y ahí arrancó toda esta locura del baile. Me fui a Buenos Aires y aprendí a bailar el primer año que estuve participando.

¿Cómo fue ese primer baile en televisión?

Un poco raro, porque los días previos habían salido fotos mías diciendo que era stripper. Yo no era stripper, trabajaba bailando en boliches. Entonces ese primer día Marcelo presenta primero a Ileana (Calabró) y luego a mí, y ni bien se acerca me dice, “¿vos sos el stripper?”, encima me habían dado un pantalón muy ajustado. Pasé mucha vergüenza, pero con el correr del certamen me fui relajando un poco más.

El bailarín tiene fama de muy dotado, sin embargo el acota entre risas, no soy todo deforme, solo la cara…

Estuviste muchos años y con distintas bailarinas

Si, 10 años.

¿Diez años consecutivos?

No. No estuve en el 2013 que el programa no salió al aire y en el 2016 porque había cerrado ya con el crucero. Yo trabajo mucho de eso así que ese año no participé.

¿En el crucero das clases de zumba?

Si, ya hace cuatro años que lo hago.

¿Cómo es un día normal de Maxi?

Mi día no es normal (dice mientras se ríe). Me encanta el trabajo, el baile, el deporte, me aburro de la rutina, entonces vivo viajando para todos lados. Los fines de semana con Zumba, seminarios de baile, shows, eventos, desfiles, hago de todo un poco. No podría estar en una oficina de lunes a viernes.

¿Y cómo te llevás con la fama?

Sigo siendo el mismo tipo jodón, pesado… Yo no veo a esto como fama sino como un trabajo, no me siento famoso sino un tipo con suerte que llegué al programa más conocido de la televisión argentina.

En medio de la entrevista la música comenzó a sonar cada vez más fuerte, las fans llegaban con toda la energía y envueltas en adrenalina, esperando ansiosas el momento de la clase. Maxi les grita, entre risas, que bajen la música que estamos haciendo la nota. A ellas nada les importa más que mover sus cuerpos al ritmo de la zumba.

Y este fin de semana te tocó estar en Paraná ¿En qué consiste esta Master Class de zumba?

Zumba hace bastante que hago, no estaba certificado porque lo hacía como invitación, hasta que me dijeron necesitás ser Zin[i] (Zumba Instructor Members) así que hice el curso. Y me contactaron desde acá, así que aquí estoy, es la primera vez en Paraná. Serán dos horas de baile para vibrar y disfrutar de esta técnica maravillosa.

Volviendo al Bailando, ¿Te convocaron para este año?

Este año no, pasa que cerré con el crucero de vuelta, como no sabían si se hacía o no, de hecho, no se sabe cuándo sale todavía.

¿Pero si te llaman para alguna suplencia seguro vas a ir?

Sí, saben que siempre cuentan conmigo, me encanta estar en el programa, me dio todo, soy lo que soy un poco gracias a ellos, así que saben que estoy siempre disponible.

¿Recordás todas las artistas con las que participaste en el certamen?

Tuve un montón, empecé con Ileana Calabró en 2007, quedamos afuera. Volvimos a entrar a la semana con Claudia Fernández. Ese mismo año me fui al Bailando Internacional de México con Laura Fidalgo. Después al otro año entre con Sabrina Rojas en una suplencia, después estuve con Rocío Girao Díaz en los musicales, con Sofía Zamolo, Karina Jelinek, Miram Lanzoni, Mónica Listorti, Gladys Florimonte y el año pasado con la mujer de El Tirri, Mimi. Ese año nos fuimos rápido (dice entre risas).

¿Y el teatro?

Teatro hice muchas temporadas también, lo que me pasa es que las primeras semanas está todo bien, pero después me aburre bailar todos los días lo mismo, escuchar los mismos chistes, es muy monótono. Hice temporada hasta el 2014-2015. Los demás veranos me dediqué a hacer eventos y seminarios.

¿Entonces te faltaría el cine?

Hice cine también, pero una pequeña presentación en la película del Chino Darín “Muerte en Buenos Aires”, que se estrenó en 2014. Si es que a eso se lo puede llamar hacer cine, (dice riéndose). Fue tan minúscula mi presencia que hasta creo que no figuro en los títulos.

¿Qué te queda por hacer? ¿Qué sueño te queda por cumplir?

Uh… un montón de cosas, soy muy soñador. No me conformo con nada, siempre me gusta superarme, tengo muchos proyectos por delante. Armé una escuela hace muchos años y la idea es hacerla de nuevo. Uno siempre tiene sueños.

Más de 39 mil seguidores en Instagram y 114.312 en Twitter, su popularidad no tiene límites y no deja de superarse día a día. Contagia con su humor y buena onda, es una persona agradecida a la vida y principalmente a su familia que siempre lo apoyó en todo.

[i] Es la red de instructores de Zumba oficiales.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *