Mi abuelo, un ejemplo de vida

Mi abuelo, un ejemplo de vida

Esta editorial fue redactada a comienzos del mes de mayo, una tarde donde sentí la necesidad de escribirle a mi abuelo todo lo que él significaba para mí. Hoy, 29 de mayo, él nos dejó físicamente. Les comparto mi escrito. Cuando me miro a mi misma me doy cuenta que tengo lo más lindo de

Esta editorial fue redactada a comienzos del mes de mayo, una tarde donde sentí la necesidad de escribirle a mi abuelo todo lo que él significaba para mí. Hoy, 29 de mayo, él nos dejó físicamente. Les comparto mi escrito.

Cuando me miro a mi misma me doy cuenta que tengo lo más lindo de mi abuelo: el sentido del humor. Pero si de humor hablamos notaremos que hay muchos tipos, el de mi abuelo – y el mío – es el humor sano. El de él se caracteriza por ser hasta infantil, pero es ese que nos hace reír desde que somos chiquitos. Su carcajada es contagiosa, y verlo reírse así a los 94 años es casi una bendición para mí.

Generoso como pocas veces he visto en mi corto trayecto por esta vida. Se desprende de lo material como nadie, será por ello que la abundancia lo acompaña a paso firme, mi abuelo Chiche da de corazón.

Hace poco más de un año, se le fue la gran motivación que lo mantenía feliz y activo, su amor de más de 60 años partía de este plano, y ahí fue cuando lo rodeamos y apuntalamos para que no se caiga, pero… su compañera ya no está.

Cuando pienso en él recuerdo el gran abanico de anécdotas que siempre saca de su manga para entretener, todas con finales felices y risueños. Es que te vuelvo a repetir, mi abuelo es así: alegre.

Qué gran vida has tenido abuelo Chiche, soy feliz de tenerte y estoy más que orgullosa de haber elegido tu linaje para vivir esta gran vida.

Te amo hasta el infinito y más allá.

Vane.

 

Vanesa Galli
Vanesa Galli
ADMINISTRATOR
+ Info

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *