Mitos sobre la cirugía de cataratas

Mitos sobre la cirugía de cataratas

Es el único tratamiento para este problema que afecta a 4 de cada 10 mayores de 60 años.

Disminución de la agudeza visual, visión borrosa e imprecisa, encandilamiento, fotofobia y dificultad en la visión nocturna son los síntomas. Las cataratas son un problema frecuente del envejecimiento: 4 de cada 10 mayores de 60 años viven con esta patología que es una de las principales causas de ceguera tratable en el mundo. Las cataratas ocurren cuando el cristalino, la lente natural del ojo, pierde su transparencia por el paso del tiempo o en forma acelerada por otras enfermedades.

Sus síntomas son: disminución de la visión, dificultad para ver en ambientes muy iluminados o a plena luz del día y encandilamiento.

En la actualidad el único tratamiento efectivo de esta afección es la cirugía. Se trata de una intervención indolora, que se realiza con anestesia local, que suele durar entre 10 y 15 minutos. Lo más frecuente es que los ojos se operen con una semana diferencia entre ambos. Tras la intervención, el paciente se va a su casa y coloca unas gotas indicadas por el cirujano. La cirugía, no obstante, no permite recuperar la visión al 100 por ciento en todos los casos. En algunos pacientes, existen patologías concurrentes como maculopatía, glaucoma o retinopatía diabética, por mencionar algunas, que, de alguna manera, limitan la recuperación visual.

Mitos

Luego de la cirugía, habrá que hacer una nueva cuando la lente se opaque

Esto es un error de concepto dado que es extremadamente inusual que la lente se ponga opaca. Lo que sí puede ocurrir es que la cápsula del cristalino, que se preserva justamente para colocar la lente dentro de ella, se opaque.

Habrá que usar anteojos luego de la cirugía

Esto depende del tipo de lente intraocular que se utilice. Hay opciones de todo tipo para poder corregir el astigmatismo y la visión cercana. Siempre que se extrae el cristalino, se reemplaza por una lente intraocular para que el paciente tenga visión de lejos sin anteojos y, en el mejor de los casos, independencia de todo tipo de anteojos para todo tipo de distancia.

La catarata es esa “telita” que crece por delante del ojo

En realidad, la catarata ocurre dentro del ojo y solo se puede ver desde afuera a simple vista si está extremadamente avanzada. La mayoría de las cataratas solo pueden ser evaluadas con la lámpara de hendidura en consultorio.

En Oftalmo Centro de la Visión contamos con la mejor tecnología para el cuidado de la salud ocular, hacenos tu consulta en nuestra dirección de San Martín 579, de Paraná, previo turno vía WhatsApp al 3435140800.

(*) Centro de oftalmología.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *