Mitos sobre los remedios caseros para blanquear los dientes

Mitos sobre los remedios caseros para blanquear los dientes

Algunos productos naturales pueden ayudarnos a mantener nuestra higiene dental. Sin embargo, también pueden ser contraproducentes e incluso dañar el esmalte de los dientes.

La acción del tabaco y los pigmentos contenidos en los alimentos y bebidas puede provocar manchas externas en los dientes. Esto sucede sobre todo si no se mantiene una correcta higiene dental, lo cual se convierte en una problema. Pues, la salud bucal no solo implica ausencia de enfermedad oral, sino que también abarca aspectos como la imagen personal. Hoy más que nunca puede ejercer una influencia negativa sobre la manera en que otros nos perciben. 

Ante ello, la mayoría de personas deciden utilizar remedios naturales (y no tan naturales) para conseguir unos dientes blancos, un signo de salud y belleza. Sin embargo, algunos pueden ocasionar problemas en nuestra salud oral. 

Remedios caseros más comunes 

Carbón activo 

Es un producto de origen vegetal. Tiene la propiedad de absorber gases, químicos, metales pesados, proteínas, desechos y toxinas. Por ello, resulta muy importante para las gurús de la belleza y la salud.  

En ese sentido, muchos “influencers” animan a utilizar el carbón activo como si fuera una pasta de dientes para conseguir un aspecto más blanco y saludable. Sin embargo, no hay evidencia científica que demuestre su efectividad limpiando y blanquear los dientes. De hecho, con el tiempo puede desgastar el esmalte o causar recesión de las encías y sensibilidad dental.  

Aceites naturales o especias

La cúrcuma o enjuagar los dientes con aceite de coco también se utiliza para lograr unos dientes blancos. El aceite de coco tiene propiedades hidratantes, nutritivas e, incluso, desmaquillantes. Por ello, se ha ido convirtiendo poco a poco en un imprescindible en cualquier rutina de belleza gracias a su papel en el cuidado de la piel y del cabello. 

Sin embargo, los especialistas mencionan que no existe evidencia científica alguna que demuestre sus beneficios en el blanqueamiento dental. La doctora Daniela Carranza, odontóloga y codirectora del instituto español Profesor Sada, afirma que aunque el aceite de coco reduce la halitosis, previene las caries y tiene capacidad antimicrobiana, no blanquea por sí solo. Según la experta, la única forma de potenciar esta función es cuando lo mezclamos con bicarbonato de sodio. No obstante, una abrasividad excesiva de bicarbonato de sodio daña el esmalte dental y reduce notablemente la calidad del mismo. 

Por otra parte, según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, diferentes productos blanqueadores son considerados cosméticos y su eficacia será menor. Aclaran que se denomina como blanqueador a los tratamientos caseros que cuentan de 0,1 % a 1 % de Peróxido de Hidrógeno. 

Limón y bicarbonato de sodio

Es considerado uno de los remedios caseros más populares para remover las manchas y las bacterias. Sin embargo, la mezcla de limón y bicarbonato de sodio puede ser contraproducente. 

El ácido de estos alimentos puede debilitar el esmalte dental y erosionar la pieza dental. Algunos también aplican una pizca de bicarbonato de sodio sobre la pasta dental. Pero, la técnica que empleamos al lavarnos los dientes o la presión que ejercemos puede provocar más daños que beneficios. 

Avatar
-
EDITOR
+ Info

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *