No me gustan las despedidas

No me gustan las despedidas

Si bien el título es real, hoy no tenemos más opción que decirle: “Hasta luego…” a nuestro columnista estrella (como me gusta decirle en la intimidad), a nuestro querido Diego Hernán Benítez. Ambos creemos en que las personas cumplimos ciclos, y para él y su pluma amada este es un ciclo que se cierra por

Si bien el título es real, hoy no tenemos más opción que decirle: “Hasta luego…” a nuestro columnista estrella (como me gusta decirle en la intimidad), a nuestro querido Diego Hernán Benítez.

Ambos creemos en que las personas cumplimos ciclos, y para él y su pluma amada este es un ciclo que se cierra por un tiempo, y fíjense que aclaro que es solo un tiempo, ya que muchas veces lo que estamos necesitando en realidad es poner una pausa en nuestras vidas, reinventarnos y volver a resurgir cual ave Fénix.
Compañero leal y fiel de este gran sueño que titulamos Mujeres Divinas. Amigo virtual que nos apoyó desde la primera edición, sin dudar un segundo acerca del paradero de nuestra publicación. Y, más allá de sus grandes anécdotas que tanto nos han hecho reír (y muchas otras veces lagrimear de emoción), lo que más vamos a extrañar es ese entusiasmo que le puso a cada artículo.
Gráfico y descriptivo para escribir, gracioso y acertado, empático y realista, un soñador incansable con una imaginación y creatividad exquisitas. Colaborador y remador, en las buenas y las que no lo fueron tanto, ahí estuvo siempre él: un carismático escritor.
Como dije antes, será un hasta luego, hasta entonces o hasta la próxima. Las páginas de Mujeres Divinas te estarán esperando ávidas de conocer más de esas pintorescas aventuras a las que tanto anhelaremos volver a leer.

(*) Directora editorial de Mujeres Divinas.

Vanesa Galli
Vanesa Galli
ADMINISTRATOR
+ Info

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *