• Tres son multitud

    Tres son multitud0

    Yo que soy como el Viejo Bizcacha en el cuerpo de Cristian Sancho (ponele) y que peino canas desde los 18 años, cuando allá lejos y hace tiempo aparecieron las primeras y dicho sea de paso hoy ya se fueron de control y se instalaron hasta en las pestañas, no hago más que mostrar mi

    LEER MÁS
  • El amor en tiempos de Apps

    El amor en tiempos de Apps0

    Que antigüedad eso de andar buscando la media naranja en la barra de un bar, en una pista de baile, en el gimnasio o en cualquier lugar concurrido, bombardeado por posibilidades poco probables que nos terminan exponiendo al fracaso. Como es sabido, las aplicaciones para celulares vinieron para quedarse y las citas y el amor

    LEER MÁS
  • Fantasías textuales

    Fantasías textuales0

    Enero, vacaciones, calorcito y estar fuera del trabajo por 15 días se suponen que son motivos más que suficientes para estar feliz, con una sonrisa tatuada, y saltando en una pata en alpargata en Mar del Plata, con Donald de fondo cantando la única canción que hizo en su vida “las olas y el viento”.

    LEER MÁS
  • El tamaño sí importa

    El tamaño sí importa0

    Muchas veces me creo que con mis relatos puedo cambiar algo, entretener o aclarar alguna que otra situación que en mi cabeza da vueltas. Y esto del tamaño de las cosas muchas veces me quito el sueño, no tiene que ver justamente con ningún trauma de vestuario, lo cual en todo caso lo dejaré para

    LEER MÁS
  • Dinosaurios vivos

    Dinosaurios vivos0

    Para el calendario lunar de eventos y fechas importantes en nuestra vida, nunca tenemos que dejar de reservar un lugar para agendar el infaltable reencuentro con los compañeros de secundaria y la nunca bien ponderada fiesta de los veinte años de egresados que, sin dudas, está dentro del top ten de situaciones dignas de recordar.

    LEER MÁS
  • Buenos vecinos

    Buenos vecinos0

    Siempre se ha dicho que la familia no se elije, la que te toca te toca y creo que eso también se aplica a los vecinos, en muchos casos, lamentablemente tampoco se elijen y bueno en la lotería de la suerte, tenemos que lidiar con los que ella quiera depararnos. En el vasto imaginario de

    LEER MÁS