Piercing en la boca y los problemas que genera

Piercing en la boca y los problemas que genera

Los riesgos del piercing bucal, en lengua, encías o labios, son muchos. Te contamos sobre ellos en la nota.

Los problemas más importantes vienen por complicaciones de su colocación (infecciones, hemorragias, lesiones nerviosas, dolor, problemas de cicatrización y lesiones en glándulas salivares), pero también hay complicaciones tardías, debido a que, son cuerpos extraños implantados en una zona muy contaminada como es la boca.

¿Cuál es el piercing más dañino?

Traumatismos y fracturas dentales, retracciones o recesiones de encías y halitosis, son complicaciones habituales del piercing de lengua. Es el más nocivo porque al moverse la lengua este pendiente actúa como un trauma para encías, paladar y dientes. También puede dar problemas fonéticos y deformaciones de la boca. Una de cada cinco personas que se colocan un piercing sufre algún tipo de complicación a causa del mismo.

Infecciones provocadas

Al ser la boca el lugar del organismo donde más bacterias hay, las infecciones por un piercing pueden ocurrir en cualquier momento. Desde una infección a nivel local, que puede suceder en el momento de su colocación, infecciones de la encía (gingivitis y periodontitis) hasta una extensión a toda la boca (estomatitis). Además, no se puede descartar que sea una vía de entrada de gérmenes que colonicen otras zonas del organismo.

Pérdida del gusto y roturas de piezas dentales

La pérdida del gusto es una complicación frecuente debido al trauma que supone el piercing, su sabor metálico, la retención de bacterias e incluso por lesiones nerviosas causadas por la colocación de este tipo de pendiente. Con frecuencia se ven complicaciones en la boca, entre ellas, fracturas dentales o desgastes, debido a traumatismos masticatorios. De hecho, una persona que lleve piercing bucal debería ser revisada periódicamente por un dentista.

Cómo minimizar los riesgos si querés colocarte un piercing

Si una vez conocidos los riesgos, decidís seguir adelante, el piercig debe ser colocado por un profesional con experiencia y con unos medios higiénicos adecuados. El material del propio piercing debe ser lo más biocompatible posible. Además, el mantenimiento debe ser muy escrupuloso, con una higiene muy meticulosa, utilizar colutorios antisépticos y no fumar.

¿Cuándo hay que retirarlo definitivamente?

Cuando un piercing está causando problemas en dientes o encías debería plantearse su retirada. Lo ideal sería retirarlo antes de que provoque lesiones graves o irreversibles. Ante una retracción de encía, una fractura dental o infecciones de repetición, el piercing debe ser retirado.

(*) Odontólogo.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *