Planificar la vejez en familia

Planificar la vejez en familia

La esperanza de vida no deja de crecer, cada vez vivimos más años y con mejor calidad de vida y muchas veces nos olvidamos de pensar cómo queremos vivir cuando lleguemos a la vejez. Abordar el futuro de nuestros mayores de manera tranquila, valiente y honesta ayuda a tomar una decisión informada y poder garantizar

La esperanza de vida no deja de crecer, cada vez vivimos más años y con mejor calidad de vida y muchas veces nos olvidamos de pensar cómo queremos vivir cuando lleguemos a la vejez.

Abordar el futuro de nuestros mayores de manera tranquila, valiente y honesta ayuda a tomar una decisión informada y poder garantizar la vida que se quiere llevar en la vejez, conservando el bienestar y la calidad de vida de toda la familia. Las familias, habitualmente, no nos enfrentamos a la posibilidad de que nuestros padres o abuelos necesiten  ser atendidos en algún momento y es en estas situaciones cuando hay que tomar decisiones de urgencia, a menudo sin consenso. Tener una planificación anticipada de ese momento, de cómo se quiere ser cuidado en caso de que sea necesario. Crear un plan de futuro entre todos nos aportará confianza y tranquilidad.

Vejez y dependencia, dos temas difíciles

Todos pensamos en lo que sucederá en la vejez pero a menudo preferimos no tratar el tema porque nos da miedo. Tratar el tema de la vejez con la familia suele generar emociones que nos dificultan hablarlo con naturalidad. Saber que nuestros padres o abuelos nos expresarán sus miedos puede angustiarnos. Para la mayoría de nosotros siempre han sido un pilar y nos han ayudado y escuchado cuando lo hemos necesitado. El intercambio de papeles puede ser difícil de asimilar. Además, al pensar en algunas posibilidades, como por ejemplo el ingreso en una residencia de ancianos, algunas personas se pueden sentir culpables. En general, hablar del envejecimiento nos obliga a afrontar nuestros propios miedos al respecto.

Hablar del futuro con nuestros mayores

Empoderamiento y dignidad: la persona mayor siente que tiene el control sobre su vida. Ella decide cómo quiere que sea, con el respeto y apoyo de la familia.

Seguridad y confianza: la persona mayor siente que estará bien atendida en el futuro y se respetará lo que ella misma haya decidido.

¿Cuándo hay que tratar el tema?

Por lo general, si el familiar tiene 70 años o más y vos tenés 40 o más, ha llegado el momento de tener la conversación, además, si la persona mayor padece algún tipo de dependencia, ya sea leve o moderada, es importante garantizar que decida lo que quiere para su futuro en las mejores condiciones

Conocé nuestro Hogar para señoras, ubicado en calle España 222, en Paraná. Para contactarte podés escribir a rgparana@gmail.com o vía telefónica a: (0343) 155094316 / 154654637.

(*) España 222, Paraná.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *