Por qué no tenés que mirar directamente al sol sin protección

Por qué no tenés que mirar directamente al sol sin protección

Qué consecuencias tiene no protegerse de los rayos solares. Te lo contamos en la nota.

En verano, estás más expuesto a la radiación solar ya sea porque es época de vacaciones o porque disfrutás más al aire libre. Pero estas actividades deben realizarse con precaución porque el sol puede acarrear problemas oculares tan graves como los que suceden en la piel. No se debe exponer la visión a la luz solar directa sin la protección adecuada de anteojos certificados contra los rayos ultravioletas (UV).

En algunos comercios se venden anteojos que dicen ser aptos para proteger contra la radiación UV, esto no es cierto. No menos importante es preservar los ojos si se utilizan camas solares dado que el riesgo es el mismo que el de exponerse directamente al sol. Lo ideal es no comprar gafas sin antes consultar con el médico especialista en oftalmología, que recomendará la protección solar adecuada. Ésta no distingue entre grandes y chicos: todos deben cuidarse. Posiblemente, los más pequeños no estén tan expuestos si se encuentran bajo la supervisión de un mayor que pueda controlarlos, mientras que los adolescentes y adultos deberían usar anteojos ahumados, con filtros que bloqueen los rayos UVA y UVB.

Se aconseja que las gafas cubran toda el área de los ojos de manera tal de que los rayos tampoco puedan penetrar de costado. Además, se recomienda el uso de sombrero de ala ancha. En días nublados, también hay que protegerse dado que la radiación UV puede atravesar las nubes. Hay que recordar que, habitualmente, uno se quema incluso durante esos días.

En Óptica Schellhas tenemos los lentes para vos. Pasá por nuestro salón ubicado en Urquiza 1043, de Paraná, y llevate las tuyas.

(*) Urquiza 1043, Paraná.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *