Radiología en pequeños animales

Radiología en pequeños animales

Es la técnica de imagen más empleada, al no ser invasiva y no requerir ninguna preparación del paciente.

Una parte de la radiación es absorbida, otra se dispersa y otra consigue atravesar el cuerpo e impresiona una placa radiográfica, quedando reflejada una imagen bidimensional. Las protecciones de plomo del personal que toma la radiografía són para proteger de esta radiación dispersa.

Indicaciones de la radiografía: el veterinario conoce como es una radiografía normal y es capaz de detectar cambios patológicos.

Se utiliza para valorar: cráneo: mandíbula, maxilar, senos nasales.

Sistema osteoarticular: fracturas, reacciones inflamatorias y degenerativas del hueso (artrosis), displasias, luxaciones, neoplasias, densidades óseas disminuidas.

Tórax: costillas, espacio pleural, silueta cardíaca y el tamaño de los grandes vasos (arterias y venas), cambios en el parénquima pulmonar, cambios de densidad (por neumonía, acúmulos de líquido (edema), tumores.

Abdomen: podremos valorar la posición y el tamaño de los órganos abdominales, presencia de obstrucciones intestinales, neoplasias, cálculos renales o vesicales.

Si bien es una herramienta muy valiosa, a veces necesita complementarse de otras técnicas para aproximarnos al diagnóstico definitivo. Cada técnica de diagnóstico por imagen tiene sus aplicaciones y sus limitaciones, unas cubren las limitaciones de las otras, por eso no son pocos los casos en que necesitamos de varias de ellas para llegar a un diagnóstico definitivo.

Si nescesitás realizarnos una consulta te dejamos nuestras vías de comunicación:

Dirección: Pietranera 1653, Paraná.

Teléfono: (0343) 4331621

WhatsApp: 3434509800

Facebook/Instagram: Veterinaria Bienestar Animal

(*) Clínica veterinaria.

 

 

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *