RCP: salvar una vida con tus manos

RCP: salvar una vida con tus manos

La maniobra de reanimación cardiopulmonar salva vidas. Cuanto antes se haga, más posibilidades hay de que los riesgos se reduzcan al mínimo.

Todos los días, decenas de personas de todas las edades se capacitan para aprenderla. En el trabajo, escuelas, clubes, entre otros lugares, se dictan cursos para enseñar la importancia que tiene salvar una vida. Pese a saber aplicarla, muchos dudan en utilizarla en una emergencia por temor a hacerle daño a la víctima. Para ello existe la ley 27.159, la cual ampara a todo aquel que practique RCP para ayudar a otra persona y siempre ayuda más intervenir. Saber practicar RCP es vivir con la tranquilidad de que, ante un imprevisto, podés salvar una vida.

La reanimación cardiopulmonar (RCP) es la técnica que se utiliza para asistir a una persona que sufre un paro cardiorrespiratorio repentino. Su función es restablecer la circulación sanguínea para oxigenar de manera inmediata los órganos vitales mientras se aguarda la llegada de la ayuda profesional. Actuar lo antes posible es clave: cuanto más rápido se comience con la RCP, es mucho más factible evitar daños irreversibles y que los riesgos se reduzcan al mínimo.

RCP en dos pasos usando solo las manos

Para lactantes y niños

· Lactantes hasta 12 meses: presioná el centro del tórax con los dedos mayor y anular (se realizan 30 compresiones y 2 ventilaciones).

· Niños de 1 a 8 años: presioná el centro del tórax con una sola mano (se realizan 30 compresiones y 2 ventilaciones).

Para adolescentes y adultos

· Si un adolescente o adulto no responde a estímulos y la respiración es anormal o nula, empezá cuanto antes a realizar las compresiones.

· Llamá a emergencias y pedí en el lugar un desfibrilador externo automático (DEA).

· Comenzá con la RCP, entrelazá tus manos y comprimí fuerte y rápido el centro del pecho hasta la llegada del personal entrenado.

Cómo hacer las comprensiones correctamente

· Frecuencia: no debe ser menor por 100 compresiones por minuto ni mayor por 120.

· Profundidad: se debe comprimir el tórax un mínimo de 5 cm y un máximo de 6 cm.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *