Reencuentro y diversión: las claves de la Fiesta Kich

Reencuentro y diversión: las claves de la Fiesta Kich

Este año la tradicional fiesta cumple diez años. Mujeres Divinas habló con uno de sus organizador para conocer cómo se construyó el concepto de un evento que cautiva cada año a miles de asistentes.   A sus 37 años, Gervasio Esquivel se define como un comunicador. Si bien estudió Cine en Buenos Aires desde muy

Este año la tradicional fiesta cumple diez años. Mujeres Divinas habló con uno de sus organizador para conocer cómo se construyó el concepto de un evento que cautiva cada año a miles de asistentes.

 

A sus 37 años, Gervasio Esquivel se define como un comunicador. Si bien estudió Cine en Buenos Aires desde muy chico empezó siendo promotor de Cisneros, un boliche paranaense allá por 1993, y siempre le gustó estar involucrado en la organización de todo tipo de eventos. De chico trabajaba en una veterinaria junto a su mamá que estaba ubicada en el puerto. Amante de los animales, pensó en estudiar veterinaria pero el consejo de una profesora lo fue llevando a elegir el cine como carrera universitaria en Buenos Aires, donde estudiaban sus hermanos.

“Organizo eventos, pero no me quiero encasillar ahí. También hago programas de radio, pero no soy locutor. Me gusta decir que soy el conductor designado, porque siempre estoy. Me gusta y me divierte mucho el feedback con la gente, que puedan enterarse de lo que pasa a través mío y pasen un buen momento”, cuenta y agrega que “lo maravilloso de la profesión es conocer gente de todo tipo”.

Su primer evento fue en el 2002, cuando organizó una fiesta de la primavera en el puerto que incluyó desfile, shows para niños, recitales de bandas locales y exposición de autos tunning. “En aquel momento, cuando pedí una cita con el encargado del área municipal, no me prestaban atención por mi edad”, relata. Posteriormente tuvo dos agencias, Creativo Producciones y Exclusiva Entertainment Group, ambas vinculadas al mundo del modelaje y las presencias. “Hicimos un par de eventos que fueron muy divertidos. No ganábamos un peso e incluso perdíamos plata, pero la pasábamos bien. Estábamos en el camino de la búsqueda y definiendo qué queríamos ser. Pensábamos en el éxito, en la plata y en que nos llamaran. Pero la mejor etapa, más allá de lograrlo o no, fue todo ese recorrido”, asegura.

Gervasio es uno de los organizadores de la reconocida Fiesta Kich así como de la fiesta Estás Igual. Suele ponerse al hombro cada evento que encabeza y estar en todos los detalles, hasta incluso en las volanteadas: “parte de mi trabajo es ir a caminar al centro una o dos veces por semana. Me reencuentro con gente, les cuento que estoy armando y me interesa saber en qué andan. Es una hora que me tomo porque forma parte de lo que hago”.

Los orígenes de la Fiesta Kich

Gervasio cuenta que “la fiesta tiene ese nombre por la marca de unos perfumes que había en Paraná que se llamaban así y tenían un packaging blanco y negro. La perfumería era del socio con el que empezamos a hacer la fiesta y todo empezó porque nos encontramos en 2005 en un evento donde lo habían convocado como auspiciante de la pista electrónica. Él estaba con el cartel y por eso la gente decía que era una fiesta ´kich´. Ahí empezamos a armar la fecha, que además justo coincidía con su cumpleaños. Yo en ese momento tenía Travolta, un boliche en calle Corrientes, pero me enganché enseguida”.

La fiesta nació con la intención de brindar un espacio a la gente que tenía ganas de divertirse, pero no encontraba un espacio para hacerlo. “En aquel momento no había eventos para la gente grande. Hoy en día hay fiestas cada dos semanas e incluso un boliche pensado para ellos, por eso no comparto cuando dicen que no hay espacios. Cuando recién empezó la fiesta y yo salía a volantear tenía que convencer a la gente de que realmente iba a ser para mayores y que no iban a entrar gurises, porque no me creían. En 2008 llegamos a meter casi tres mil personas, fue la primera masiva. Pasan los años y la fiesta ya se hizo conocida, tiene su impronta y por más de que no hayas ido, ya sabés de qué se trata”, asegura.

Sobre qué tiene que tener una fiesta para que la gente se divierta y se vaya conforme, Gervasio afirma que “depende mucho de uno y del humor y las ganas con la que vaya. Puede existir una organización espectacular o no, pero si vos vas sin ganas de divertirte no la vas a pasar bien. Por eso es importante sorprender todos los años; yo cambio hasta de lugar las pistas con la idea de que la gente no se encuentre con lo mismo y el espacio se renueve y siga cautivando. Uno va creciendo y la fiesta también. También es cierto que fuimos los primeros en instalar los lentos en 2008 y la idea justo coincidió con la campaña de una marca de snacks que impulsaba que volvieran los lentos”.

Diez años en blanco y negro

Reencuentro y diversión fue el slogan con el que convocaron desde el principio. “La gente que venía contaba que no veía a algunos de los que estaban ahí desde hacía años. Que fueran de blanco y negro y se instalara el concepto de fiesta temática costó muchísimo, pero toda la gente que quiere bailar, divertirse y no le gusta estar apretado o demorar en la barra fue de a poco apropiándose del espacio”, cuenta Gervasio.

Este año la propuesta incluye tres pistas: una de los 80, otra de los 90 y una variada. En las tres habrá destacados dj, que son “los capitanes del barco, aquellos que te pueden llevar a chocarte el iceberg o esquivarlo. Su figura es fundamental, porque tienen que saber leer al público”, indica. El decorado, la ambientación y el servicio también brillarán como de costumbre con los principios de buen precio y calidad como guías. Habrá, además, un homenaje a todos aquellos que pasaron por la fiesta a lo largo de los diez años, incluyendo a ex organizadores y personalidades destacadas.

En lo que va de la trayectoria de la fiesta, Gervasio destaca la figura de los promotores. “Llegamos a tener más de treinta personas que vendieron entradas y ni hablar de las volanteadas, que siguen siendo importantísimas para difundir. Si bien hoy en día tenés las redes sociales y una muy buena llegada, los medios tradicionales siempre tienen que estar”.

¡Todavía podés conseguir tu entrada!

Los diez años de la Kich se festejan el 11 de noviembre desde las 23 hs. en el Complejo Ortiz, en la costanera de Paraná. Se venden anticipadas en Breyer Paraná y Disquerías Compacto en Santa Fe.

1 Comentario

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Comentario

  • Avatar
    Daniel Malizia
    7 mayo, 2018, 5:15 pm

    Hola buen día, quiero saber si se puede comprar la entrada en la puerta, a partir de que hora ya se puede ir, y si se puede comprar online, desde ya muchas gracias

    REPLY