Té verde: la infusión saludable

Té verde: la infusión saludable

El té verde es una de las bebidas más saludables del mundo. Te contamos cuáles son sus mejores propiedades y las formas más fáciles de incluirlo a tu día a día.

El té verde es sinónimo de buena salud. Gracias a sus múltiples propiedades, puede ayudar a prevenir enfermedades e infecciones y es un gran aliado para combatir el estrés y el envejecimiento.

Beneficios del té verde

Muchos se preguntan qué es el té verde y qué diferencias tiene con otras variedades. Para empezar, el té verde proviene de una planta llamada Camellia Sinensis. Su cultivo comenzó hace muchísimos años en el sur de China y, desde allí, comenzó su expansión hacia todo el mundo por sus múltiples beneficios. La elaboración del té comienza con el secado de la hoja de Camellia. Una vez que pierden toda la humedad, se aplica calor para lograr que se detenga la oxidación. Es gracias a este proceso que sus bondades se expanden y se amplían los beneficios para la salud humana, algo que diversos estudios científicos han confirmado en los últimos años.

El té verde es rico en Polifenoles y Antioxidantes. Estas sustancias ayudan a combatir el envejecimiento de la piel y reducir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares. Además, como contiene teína, es un gran aliado para mantenerse despierto y reducir la fatiga.

Las 7 cualidades más destacadas:

Ayuda a mantener la salud cardíaca: el consumo de té verde de forma regular, sumado a una dieta equilibrada y ejercicio moderado, ayuda a cuidar el corazón. Es porque este tipo de té contiene una alta cantidad de antioxidantes que ayudan a regular el colesterol “malo” (LDL) en la sangre, impidiendo que éste se fije en los vasos sanguíneos. Además, previene la formación de coágulos, ayudando a una mejor circulación y a la disminución del riesgo de sufrir una afección cardíaca.

Favorece la digestión: los aceites esenciales que componen el té verde generan un aumento en el flujo de los jugos gástricos. Gracias a ésto, la digestión se facilita y se reducen los gases y la sensación de hinchazón. Una taza de té verde al finalizar las comidas es una buena manera de cuidar tu sistema digestivo.

Previene la caries: posee catequinas, estos antioxidantes naturales ayudan a prevenir el daño celular, a mantener una buena salud bucal y a reducir el mal aliento e inhibir la formación de bacterias que pueden producir caries.

Protege tu hígado: la acumulación de grasa hepática es un riesgo que el té verde puede ayudar a combatir. Su poder antioxidante colabora para impedir la síntesis de grasa en el hígado y ayuda a mejorar el funcionamiento del mismo.

Te ayuda a mejorar la piel: tener una piel sana y radiante es posible. El uso de jabones, cremas y shampoo con extracto de té verde te puede ayudar a reducir y prevenir los efectos de los rayos UV.

Mejora la memoria: numerosos estudios dieron como resultado que el té verde puede colaborar para mejorar la capacidad cognitiva, especialmente para la memoria a corto plazo. ¿Por qué? La acción de los polifenoles presentes en la infusión posibilita una mejor conexión entre los lóbulos frontal y parietal del cerebro.

Controla el estrés y la ansiedad: posee un aminoácido llamado L-teanina que actúa sobre el sistema nervioso central. Su principal beneficio es brindar un efecto relajante y se utiliza para tratar la ansiedad y mejorar la relación con el medio externo.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *