Tipos de rubio: cómo elegir el tono adecuado

Tipos de rubio: cómo elegir el tono adecuado

Dorado, ceniza, claro, oscuro, cobrizo o platino: conocé las opciones y decidí.

 

Un rubio sedoso y brillante es, sin dudas, un cabello muy atractivo. Queda bonito, ilumina el rostro y rejuvenece a quienes lo llevan con estilo. Para no equivocarte a la hora de elegir el tono adecuado, es importante que conozcas cuáles son las opciones. Desde los platinos hasta los más oscuros y castaños, te contamos cuáles son los tipos de rubio y cómo escoger el ideal según el color de tu cabello natural y la tonalidad de tu piel.

Tipos de rubio: todas las opciones

Si bien hablamos de “rubio” en general, hay muchos tonos diferentes. Enumeramos las opciones:

Rubio dorado: es uno de los tonos más fáciles de lograr. Un rubio muy elegido por quienes buscan un look natural. El cabello luce brillante y mantiene el tono hasta las puntas. Muchas personas de pelo claro lo usan para apagar un poco la tonalidad, mientras que otras, de pelo oscuro, lo eligen para sumar un poco de brillo y luz a sus melenas.

Rubio platinado: es un pelo extremadamente claro, casi blanco, que no tiene rasgos ni mechones de otros colores. Excepto en niños pequeños, son pocas las personas que tienen este tono de rubio naturalmente. Para lograrlo, se necesita un aclarado muy intenso que puede dañar o sensibilizar mucho el cabello. Por lo tanto, si optás por esta tonalidad, es muy importante que lo nutras y cuides mucho para evitar el frizz y la sequedad. Además, la exposición al sol o el calor puede transformar este bonito platinado en un amarillo oxidado poco agradable.

Rubio claro: este tipo de cabello es una buena elección para quienes son naturalmente rubias. Se trata de un tono claro pero un poco más oscuro que el platinado y sin esa apariencia blanca. Es un rubio con brillo y más próximo al amarillo. El cabello claro no tiene tintes rojos, ni marrones, ni oscuros, ni dorados.

Rubio ceniza: es un rubio más oscuro debido a que tiene un tinte gris o amarronado. Este tipo de cabello tiene una apariencia natural y puede reconocerse fácilmente. Queda bien con tonos de piel oscuros y es fácil de lograr si realizamos un aclarado no muy fuerte.

Rubio cobrizo: tintes rojos caracterizan a este tipo de pelo. Es un rubio oscuro que puede confundirse con un pelirrojo claro y queda bastante natural en personas con piel más rosada. Suele ser un cabello un poco apagado pero, con buen cuidado e hidratación, puede quedar realmente sensual.

Cómo elegir el tono que te favorece

Si buscás un look natural y parecido a tu color propio, lo ideal es que el cambio no sea tan extremo y te muevas dentro de un rango de 3 tonalidades más claras u oscuras respecto a tu base. Por supuesto que ésto no será necesario si lo que deseás es un contraste llamativo y muy diferente a tu tono natural. A la hora de elegir, también es bueno pensar que las coloraciones más similares a la tuya van a requerir menos constancia y mantenimiento. Además, si tenés el cabello negro o marrón, probablemente tengas que realizar una decoloración antes de colocar cualquier tintura.

(*)Estilista.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *