Tips para retratar a los niños

Tips para retratar a los niños

Esta nota va dirigida a los padres, tíos o abuelos que quieran aprender a sacarle fotos a sus hijos sobrinos o nietos teniendo en cuenta estos tips a la hora de retratar a los niños. Es cierto que hace mucho un buen equipo fotográfico y el dominio del Photoshop hacían una buena fotografía. Hoy en

Esta nota va dirigida a los padres, tíos o abuelos que quieran aprender a sacarle fotos a sus hijos sobrinos o nietos teniendo en cuenta estos tips a la hora de retratar a los niños.

Es cierto que hace mucho un buen equipo fotográfico y el dominio del Photoshop hacían una buena fotografía. Hoy en día, que prácticamente todos disponemos de cámaras fotográficas para retratar nuestra rutina, viajes, familia, eventos personales, siguiendo algunos consejos, se puede llegar a obtener instantáneas maravillosas.

Tips a tener en cuenta:

No obligues a los niños a posar: lo mejor es fotografiarlos en su entorno y realizando actividades normales o cotidianas. Lo más importante es que se sientan como partícipes de un juego, relajados y sin presiones. La fotografía ganará en naturalidad.

El ángulo adecuado: uno de los mejores ángulos para fotografiar a los niños es situarse a la altura de ellos. Por este motivo, lo mejor es que estén cómodos y los ubiques entados en el suelo. No hagas fotos de espacios muy amplios para retratar a los niños, perderás expresividad.

Cortes y encuadres: el niño no siempre tiene que salir al completo. El objetivo de la foto (niño) puede cortarse por alguno de los lados, no siempre tiene que estar en el centro de la foto.

Flash: el fogonazo de luz suele asustarles y su impacto luminoso les obliga a cambiar la expresión de la cara. Si estás en el exterior con luz natural, no necesitarás flash. En casa, hace uso de la iluminación de ambiente para no tener que usar el flash.

Imaginación y creatividad: se creativo, no siempre lo establecido es lo único ideal. Hacer fotos de abajo hacia arriba, de arriba hacia abajo o con espacios de aire (resto de imagen que no sea el niño) aporta algo diferente a la instantánea.

Luz y color: el mejor momento de luz natural es cuando el sol no está cenital, es decir, justo en mitad del cielo. La luz natural en las fotos sale más bonita cuando se hacen a primera hora de la mañana o al final de la tarde.

El momento ideal: los niños suelen tener horarios para comer y dormir, y por ello están de mejor o peor humor a ciertas horas. Lo ideal es hacer las fotos en los momentos en que hayan despertado de la siesta o después de haber comido. Es importante que se sientan a gusto.

Entretenimiento: contar con objetos que sean del agrado de los niños es recomendable para entretenerles durante la sesión de fotos. Sus juguetes favoritos o algo que haya en algún lugar que les guste mucho sirven de colaboración para el desarrollo de la sesión.

Miradas a la cámara: si querés que los niños miren a la cámara, simplemente tenés que hablarles, preguntarles algo o pedir que nos muestren algo. El objetivo captará toda su atención.

Bebés y recién nacidos: para fotografiar a los bebés muy pequeñitos, lo ideal es colocarlos de alguna manera y en algún lugar que puedan estar cómodos o en el regazo de alguien (sin que salga esa persona al completo en la foto).

Ropa y complementos: si que es cierto que la vestimenta del niño aporta algo. Todo depende del efecto que quieras lograr y del gusto de cada padre. Yo recomiendo colores acordes al lugar donde se realicen las instantáneas.

Todos estos consejos sirven también para realizar fotos dentro de casa a los niños, no solo en exteriores. Y, por supuesto, la paciencia es fundamental.

“Que no se escapen tus recuerdos” Reservá tu lugar vía WhatsApp al 3434475442 o en mis redes sociales de Facebook e Instagram como Maia Gillij – Fotografía.

(*) Fotógrafa profesional

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *