Tratamientos osteopáticos para rodillas

Tratamientos osteopáticos para rodillas

La rodilla es una de las articulaciones más vulnerables del cuerpo, ya que está muy solicitada debido a nuestra estructura bípeda (de dos pies). Hay varias patologías que pueden afectar a esta articulación, te lo contamos en la nota.

La rodilla es una articulación intermedia del miembro inferior, encargada de unir el muslo a la pierna, que ofrece una dualidad fisiológica: por un lado, gracias a su gran movilidad hace posible la marcha, y por otro, su gran solidez y rigidez le permite sujetar el peso del resto del cuerpo. Está constituida por cuatro huesos, el fémur (el más largo del cuerpo humano) que constituye el esqueleto del muslo. Se articula por arriba con el hueso coxal (la cadera) y por abajo con la tibia que constituye el esqueleto de la pierna en su parte interna. El peroné formará la parte externa.  El cuarto hueso sería la rótula, un hueso redondeado que se superpone (en la parte anterior)  a estos tres últimos.

Existen otros tres elementos muy importantes en la rodilla, que son la cápsula articular, una especie de “globo” que recubre la totalidad de la articulación y cuyo componente principal es el líquido sinovial, es decir “el lubricante” que nutre la articulación , a veces puede verse sometido a derrames visibles y palpables. Los otros dos elementos importantes de la rodilla son los meniscos y ligamentos Entre las patologías de mayor importancia y más recurrentes que podemos encontrar y en las que la osteopatía se resuelve eficaz son, en primer orden pinzamientos/bloqueos de los meniscos que impiden el extender o flexionar la pierna, en segundo lugar la artrosis, una lesión muy común, que se caracteriza por una degeneración de las superficies óseas de la articulación, provocando incapacidad funcional (andar se vuelve muy difícil, así como estar de pie, subir o bajar escaleras). Pueden existir también deformaciones en las rodillas, edemas etc. los factores que lo propician son la sobrecarga tanto deportiva como la debida a factores laborales, los traumatismos y la edad, el exceso de peso y la mala nutrición son factores destacados en los procesos artrósicos.

Desde el punto de vista  global de la osteopatía, que tiene en cuenta el cuerpo humano como un todo indivisible, muchas lesiones van a tener su origen en un punto o zona corporal más alejada de la que crea el síntoma. El dolor no siempre será el punto de referencia. Como sabemos, la enfermedad (aunque sean disfunciones musculoesqueléticas) es el lenguaje que utiliza el cuerpo a fin de expresar algo que desconocemos o nos negamos a enfrentar, y el dolor es uno de sus matices.

Te invito a que pruebes esta terapia solicitando un turno vía WhatsApp al 3435045626, mi consultorio está ubicado en Camino de la Cuchilla Grande 3013, en Paraná.

(*) Lic. en Kinesiología y Fisiatría. Osteópata.

También te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *